Sociedad

Así es el okupa de lujo de la Real Fábrica de Tapices: 20 años sin pagar alquiler viviendo en una casa de 700 metros

  • Los Stuyck defienden su derecho y piden una cuenta para pagar el alquiler
  • Viven en ese edificio desde hace siete generaciones
La Real Fábrica de Tapices. Imagen: Wikipedia.

Vivir en una casa histórica de 700 metros durante 20 años y sin pagar alquiler. El último propietario privado de la Real Fábrica de Tapices de Santa Marta se ha convertido, junto con su familia, en okupa de su propio pasado. El Gobierno ya ha pedido a Livinio Stuyck que abandone el edificio antes del próximo martes 28 de marzo. Stuick, que lleva dos décadas habitando este inmueble público sin contrato y sin pagar, asegura que reside en las dos últimas plantas del edificio con contrato "lícito, vigente y reconocido".

Stuyck ha intentado defenderse con un comunicado tras el movimiento de Cultura, que quiere defender este edificio protegido como Bien de Interés Cultural propiedad del Estado desde que el okupa renunció a su negocio, al borde de la quiebra y con 236 millones de pesetas de deudas antes de pasar a manos públicas.

La entonces responsable del Ministerio, Esperanza Aguirre, orquestó a finales de 1996 el traspaso a una fundación creada a tal fin, y cuya inscripción apareció en el BOE el 24 de enero de 1997, según recoge una información de eldiario.es. El Ministerio, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital destinaron entonces a la operación 300 millones de pesetas. Además, la fundación CajaMadrid aportó otros 100 millones de pesetas. En el "rescate" e inscripción de la nueva fundación no aparece ninguna evidencia de que Livinio Stuyck pudiese residir en el inmueble, propiedad del Estado desde su construcción en 1889.

Según fuentes gubernamentales, el acuerdo amistoso que llevan seis meses intentando "no ha sido posible", por lo que el martes los representantes de las administraciones volverán al inmueble, situado en la calle Fuenterrabía, entre la Estación de Atocha y el Parque del Retiro de Madrid, y en el que trabajó el pintor Francisco de Goya. Estas fuentes insisten en que se trata de un proceso administrativo abierto (iniciado por la presión ejercida por el Ayuntamiento capitalino), y no de un lanzamiento judicial ni de un desahucio.  

La familia Stuyck lleva residiendo en la fábrica desde hace siete generaciones, y son descendientes del tapicero flamenco traído a España desde Amberes en 1720 por el rey Felipe V, Jacobo Vandergoten. Desde la fundación de la manufactura de alfombras y tapices, los Stuyck han sido sus dueños y gestores, hasta el traspaso que ejecutó Livinio. Tras el mismo, fue director general de la Real Fábrica durante cinco años, hasta su destitución por el patronato de la fundación en junio de 2002.

Así se defiende Stuyck

Stuyck ha afirmado que tanto él como su familia residen "con todo su derecho" en el edificio, ya que "entre la familia y los distintos titulares del edificio ha existido y existe una relación contractual desde tiempos inmemoriales (sucesivos contratos de arrendamiento siendo el primero de los suscritos de fecha 23 de marzo de 1889), que le facultan a ocupar las dependencias en concepto de vivienda". El último contrato tiene fecha de 1952, el cual sigue vigente al día de hoy, sin que haya sido declarado resuelto por ninguna de las partes.

En este sentido, Stuyck alega que el uso de parte de las dependencias del edificio como vivienda particular hasta la fecha siempre ha estado "en pleno conocimiento" de los distintos interesados (Ayuntamiento, Patrimonio del Estado), así como el actual titular, el Ministerio de Educación Cultura y Deporte.

Además, la familia asegura haber abonando "puntualmente" a los distintos titulares del inmueble, el importe de la renta correspondiente por el arrendamiento. En la situación actual y exclusivamente motivado por los distintos cambios del titular del inmueble, la familia Stuyck no ha tenido interlocutor posible para realizar el pago de las rentas.

Así, Stuyck ha solicitado al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte una cuenta de consignaciones "para proceder el pago de las rentas debidas, lo que ha sido expresamente rechazado por la actual administración titular del inmueble".

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Javi 123
A Favor
En Contra

Se encontraron un pincho no le echan en vida.

Puntuación 5
#1
LIMPIO DE ALMA
A Favor
En Contra

Muy bien. Pero que muy requetebién.

Botón de muestra de la dispar y desproporcionada consideración de las diversas administraciones con unos y otros.

A los míos; los eliminaron uno a uno. Uno tras otro. Y no pararon. Los desposeyeron de grandes patrimonios. Los incautaron; luego expropiaron. Inhabilitaron. Desterraron. Multaron con disparatada desproporción. Dejaron viudas y niños; en absoluto precario. No solo eso sino que los sacan de sus tumbas sin notificación ni permiso. Emponzoñan su memoria y construyen repugnante y falsa historia.

Siento verguenza y asco de los falsos victoriosos. Sigan así.

Puntuación -3
#2