Sociedad

Cae en picado el número de adopciones y solicitudes para adoptar en Cataluña

Barcelona, 10 jun (EFE).- El número de adopciones, tanto nacionales como internacionales, sigue cayendo en picado en Cataluña, con un descenso de más del 50% desde 2012, según datos del Departamento de Trabajo, Bienestar Social y Familias, que prevé levantar este año la suspensión transitoria dictada en 2011 para valorar a nuevas familias solicitantes.

Los niños adoptados por familias catalanas mediante adopción internacional el año pasado fueron un total de 139, casi la mitad de los 251 que se adoptaron en 2013, año desde el cual ha ido descendiendo paulatinamente el número de adopciones: 180 en 2014, 159 en 2015 y 139 en 2016.

Del mismo modo, las solicitudes para adoptar niños de Cataluña que se han presentado baja cada año desde 2012, cuando se presentaron 366 solicitudes, que pasaron a 314 en 2013, 237 en 2014, 190 en 2015 y 165 el año pasado.

En cuanto a las solicitudes para adopciones internacionales, la Generalitat registró 320 solicitudes el año pasado, la mitad de las 650 que hubo en 2012, mientras que en 2013 se presentaron 504, en 2014 fueron 400 y en 2015 hubo 378.

Actualmente hay 115 familias en lista de espera para adoptar a un niño de Cataluña, algunas esperando desde 2009, según los datos facilitados por la consellera de Asuntos Sociales y Familias, Dolors Bassa, en una respuesta parlamentaria.

Si en 2012 había 782 familias en lista de espera, en 2013 eran 581, en 2014 había 388 y en 2015 bajaron a 248, aunque ahora hay otras 847 familias que han solicitado adoptar un niño catalán y están pendientes de que pueda iniciarse el proceso de formación y valoración de su idoneidad para adoptar.

También ha caído en picado el número de familias que esperan en Cataluña un niño en adopción internacional: de las 2.315 que había en 2012 se ha pasado a 804 en 2016, según los mismos datos.

Igualmente han bajado, aunque más moderadamente, el número de niños que han ido a vivir con una familia adoptiva en Cataluña al pasar de 84 niños en 2013 a 73 el año pasado.

La consellera Bassa informa de que el perfil de niño que las familias piden en los procesos de adopción en Cataluña es, en un 88% de los casos, de un menor hasta 6 años sin problemáticas físicas o psíquicas, y un 12% se ofrecen para niños con necesidades educativas especiales, y de éstos últimos un 5% piden niños a partir de 7 años, un 10% niños con enfermedad crónica, un 30% menores con disfuncionalidad física o psíquica y un 55% se ofrecen para adoptar grupos de hermanos.

Aunque la Generalitat apenas desestima peticiones de adopción, la consellera Bassa ha reconocido que el año pasado emitieron cuatro resoluciones de no viabilidad, básicamente por motivos médicos.

Bassa recuerda que desde julio de 2011 está vigente la suspensión transitoria de los procesos de valoración de solicitudes de adopción de niños de Cataluña, aunque "con la previsión de necesidades de nuevos núcleos familiares formados y preparados para una adopción", prevé que durante este año 2017 "podamos empezar a valorar las primeras familias que presentaron su solicitud después de la publicación de la suspensión transitoria".

De hecho, sin embargo, el número de niños que anualmente inician convivencia con familia adoptiva ha ido disminuyendo progresivamente durante los últimos años, ya que las cifras de niños propuestos para adopción es menor año tras año y, por tanto, las familias que ya estaban valoradas como idóneas han visto como se alargaba el tiempo para recibir una propuesta.

Cuando se levante la suspensión transitoria de valoraciones, la Generalitat contactará con las primeras familias, a las que pedirá la documentación para iniciar el proceso y empezar la formación y valoración de su idoneidad.

Bassa afirma que "el grueso de familias que actualmente están pendientes de una adopción se sitúa en el ámbito de la adopción internacional, mas que en la adopción de niños de Cataluña".

También reconoce que "en la adopción de niños de Cataluña, el tiempo de espera se ha alargado mucho y ello ha comportado situaciones familiares que durante este tiempo han vivido cambios" por lo que su departamento actualiza cada tres años los informes psicosociales.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin