Sociedad

Unos 200 científicos piden a la ue una moratoria para las redes 5g por riesgos para la salud

MADRID, 20 (SERVIMEDIA)

Más de 180 científicos y médicos pidieron este miércoles a la UE que imponga una moratoria a la implantación de las redes 5G, que a su juicio entrañan graves riesgos para la salud.

En su opinión, "los efectos nocivos por la exposición a campos electromagnéticos de radiofrecuencia (CEM-RF) están suficientemente demostrados", y la evidencia científica actual confirma que son perjudiciales para los seres humanos y el medio ambiente.

De ahí la carta a la Comisión Europea enviada por colectivos vecinales, ecologistas, de consumidores, de defensa de la salud y de personas electrosensibles, de la que hoy se hacen eco la Plataforma Estatal Contra La Contaminación Electromagnética (PECCEM) y la asociación Electro Químico Sensibles por el Derecho a la Salud (EQSDS).

En ella, los firmantes critican que los "obsoletos" límites de exposición están hechos a medida de la industria y consideran que la expansión de la 5G atenta contra el principio de precaución reconocido por la Unión Europea y puede incumplir el código de ética médica de Núremberg.

La Agencia Europea del Medio Ambiente lleva tiempo alertando sobre los riesgos de la radiación de los dispositivos inalámbricos de uso cotidiano, agregan en la misiva.

Entre los efectos de los CEM-RF citan un mayor riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de los radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductivo, déficit de aprendizaje y memoria, trastornos neurológicos e impactos negativos en el bienestar general de los seres humanos".

Por todo ello, los firmantes instaron a la Unión Europea a tomar medidas para detener la expansión de las redes 5G, reducir los límites legales de exposición, favorecer las telecomunicaciones a través de cable frente las inalámbricas e informar acerca de los riesgos para la población en general, así como en los ámbitos de la salud y la enseñanza.

Finalmente, pidieron la creación de un grupo de trabajo de científicos independientes para evaluar los riesgos en base al conocimiento científico actual y evitar que la influencia de los lobbies de la industria determine las decisiones de las instituciones europeas.

(SERVIMEDIA)

20-SEP-17

AGQ/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin