Sociedad

El 40% de los pacientes con diabetes tipo 2 pueden desarrollar una enfermedad renal diabética

MADRID, 13 (SERVIMEDIA)

Hasta un 40% de los pacientes con diabetes tipo 2 pueden desarrollar una enfermedad renal diabética requiriendo de diálisis, hemodiálisis o trasplante, según datos de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) con motivo de la celebración mañana martes del Día Mundial de la Diabetes.

Según informó este lunes la SEN, la diabetes es la primera causa de la Enfermedad Renal Crónica (ERC) en sus estadios más avanzados, por encima de causas hereditarias, vasculares, sistémicas o del síndrome nefrítico. Además, la incidencia de la diabetes sobre la ERC ha crecido cinco puntos en la última década, pasando de ser la causa del 19,6% de nuevos casos de Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS) hace dos lustros a suponer ya el 24%. Por grupos de edad, la diabetes está detrás del 33,2% de nuevos casos de TRS entre los 65 y 74 años, y del 32,7% entre los 45 y 64.

Por comunidades, Canarias encabeza el ranking de nuevos casos de pacientes diabéticos en TRS (62,3 por millón de habitantes). En el otro extremo, la Rioja y Cantabria, con 6,3 y 20,6 pacientes por millón de habitantes.

En una nota informativa, la SEN recordó que según los últimos datos del Registro Español de Enfermedades Renales, el 20,3% de los pacientes que están en TRS en España son diabéticos. Por comunidades, es Baleares la que presenta una mayor correlación: el 38% de los pacientes en hemodiálisis, diálisis o con trasplante presenta diabetes. Le sigue Extremadura con un 28,8%. En el otro extremo, Cantabria y Asturias, con solo un 3,6% y 6,4% respectivamente.

La presidenta de la SEN, María Dolores del Pino, subrayó que "estamos ante una patología muy complicada y multifactorial, que requiere un manejo intensivo, integral y multidisciplinar, y es por ello por lo que se debe seguir insistiendo en abordar la enfermedad renal diabética desde un punto de vista global del paciente, teniendo en cuenta todos los efectos que conlleva la diabetes y las complicaciones renales y vasculares que implica, así como otros aspectos relevantes como puede ser el alto coste que supone su tratamiento -con un incremento del 86% sobre los pacientes con DM tipo2 que no presentan complicaciones-".

(SERVIMEDIA)

13-NOV-17

ABG/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin