Buscar

Kamikatsu, el pueblo japonés que se acerca a su objetivo de no generar basura

14/01/2018 - 9:46

Si hay veces que separar los residuos que generamos en casa se nos antoja difícil teniendo que separar entre vidrio, plásticos, papel y, en el mejor de los casos, restos orgánicos, ¿qué sucedería si tuviéramos que clasificar nuestros desechos en 34 categorías distintas? Es lo que hacen los ciudadanos del pueblo japonés de Kamikatsu con el objetivo de lograr reciclar el 100% de su basura y convertirse en la localidad menos contaminante del planeta, una meta que se pusieron en el año 2002 y hacia la que han ido avanzando a lo largo de todos estos años para situarse a solo un paso del objetivo -que lograrán en 2020-, ya que en la actualidad reciclan ya el 95% de sus residuos.

Kamikatsu se encuentra en una apartada isla japonesa y tiene algo más de 1.650 habitantes, que se entregan con verdadera devoción al llamado Proyecto Cero Residuos. Además de separar sus desechos, en Kamikatsu no hay ni contenedores donde arrojarlos ni servicio público de recogida y son los mismos habitantes del lugar quienes se acercan a depositarlos en el centro de reciclaje. Eso sí, hay un grupo de voluntarios que prestan ese servicio a las personas que por cuestión de salud no pueden realizarlo por sí mismos.

El revolucionario cambio en el tratamiento de residuos se emprendió en este pueblo japonés a raíz de que en 1998 se diera a conocer que la incineradora de basura que tenían no cumplía con la normativa de calidad del aire. Fue entonces cuando los responsables municipales decidieron rechazar el dinero que les ofrecía el Estado para construir nuevas incineradoras y optar por trabajar en reducir el impacto de la población en el medioambiente.

A la par que se trabajaba el reciclado, Kamikatsu también ha estado creando una extensa red de trueque de todo tipo de elementos entre sus vecinos y cuenta con un Centro de Intercambio.


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 1

#1
15-01-2018 / 04:57
Puntuación 4

Queda poco tiempo y Japón está haciendo los deberes. Aprendamos el resto.