Sociedad

El Gobierno vasco rechaza la imposición del euskera como lengua

El Gobierno vasco, las tres diputaciones y la Asociación de Municipios Vascos (Eudel) han aprobado este lunes una declaración institucional con motivo del Día Internacional del Euskera, que se celebrará este miércoles, en la que rechazan "la imposición en materia de política lingüística, sea cual sea, euskera o castellano, la lengua que pretendiera imponerse". El texto, no obstante, considera "perversa" la identificación de regulación e imposición.

El documento se ha dado a conocer este lunes en Vitoria por el viceconsejero de Política lingüística, Patxi Baztarrika, y responsables de euskera de los gobiernos forales y Eudel. Los firmantes de la declaración rechazan "la tentación de impedir la opción lingüística de nuestros semejantes, por mucho que el motivo fuera un improbable beneficio para el euskera".

En esta línea, señalan que "esta sociedad, que ha padecido la imposición contra el euskera, sabe bien que no es el de la imposición el camino que ha de conducirnos a la plena revitalización" de esta lengua.

Un término medio

No obstante, advierten de que "así como para algunos todo cuanto se hace a favor de la revitalización del euskera resulta poco; para otros, por el contrario, todo es demasiado, y descalifican injustamente, tildándola de imposición, toda o casi toda medida destinada a fomentar el uso del euskera y garantizar el derecho de los ciudadanos a vivir en esa lengua".

Gobierno vasco, diputaciones y Eudel proclaman que "una política eficaz en pro del bilingüismo real comporta, ineludiblemente, deberes". A su juicio, tales deberes "conciernen, especialmente, a la salvaguarda y promoción del idioma más débil, pues éste es el que debe ganar ámbitos, funciones y hablantes".

"Obligaciones y ritmos"

Dichos deberes, además, "han de ser fruto maduro del acuerdo, si se pretende que surtan verdadero efecto en la vida social". En su opinión, la materia a acordar se circunscribe a "las características y ritmos de las obligaciones a establecer en orden al fomento del euskera, siempre desde el punto de vista del multilingüismo", pero no a "si es o no necesaria una política pública de fomento del euskera y del bilingüismo".

El texto advierte de que "es notoriamente fraudulento confiar a unas inciertas leyes de la oferta y la demanda la evolución y convivencia de las lenguas". Además, considera "erróneo y falaz" reclamar la desregulación en materia de política lingüística. "Más falaz y erróneo es, si cabe, el discurso que niega legitimidad a la regulación en dicha materia", añaden los firmantes.

Multilingüismo equilibrado

En su opinión, resulta "perverso" el propósito de "identificar regulación e imposición". "El multilingüismo, al menos el multilingüismo equilibrado que propugnamos, precisa que las prácticas lingüísticas que se desarrollan en el ámbito público sean reguladas, puesto que la desregulación favorece, en sí misma e invariablemente, al idioma más fuerte", añaden.

comentariosforumWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin