Sociedad

La OCDE insta a los países ricos a invertir en la lucha contra la pobreza infantil

Avisa de que los antecedentes sociales de los que tienen menos ingresos en la sociedad siguen lastrando sus posibilidades

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La OCDE ha instado a los gobiernos a "invertir" en personas y regiones que se han quedado atrás, especialmente en los niños en condiciones precarias, a través de: cuidados infantiles de calidad específicos, educación temprana y aprendizaje permanente; acceso efectivo a servicios de salud de calidad, educación, justicia, vivienda e infraestructuras; y una gestión óptima de los recursos naturales para un crecimiento sostenible.

Así lo pone de manifiesto en un nuevo informe, en el que ha advertido de que se necesita un "esfuerzo urgente y concertado" por parte de los gobiernos para impulsar un crecimiento económico más inclusivo y sostenible que beneficie a todos en la sociedad.

El estudio 'Oportunidades para todos: Marco de la OCDE para una política de acción en crecimiento inclusivo' se ha presentado este martes 29 de mayo en París.

"Necesitamos ayudar a los más pobres de la sociedad a alcanzar su máximo potencial y asegurar que los gobiernos tengan las herramientas para cumplir. El análisis de la OCDE muestra que cuando las políticas se dirigen a los más desfavorecidos, todos en la sociedad ven ganancias en prosperidad y bienestar", ha señalado Gabriela Ramos, jefa de gabinete de la OCDE, líder de la Iniciativa de Crecimiento Inclusivo.

En este sentido, el informe concluye que a pesar de que algunos países están avanzando en la lucha contra las desigualdades, se necesitan más esfuerzos a medida que las oportunidades para los grupos de bajos ingresos empeoran.

La OCDE ha creado un nuevo panel de indicadores sobre temas que van desde los ingresos, el crecimiento y el empleo hasta la educación, el medio ambiente y la gobernanza que, con el tiempo, pueden ayudar a los países y a sus ciudadanos a monitorear el progreso hacia metas de crecimiento inclusivo.

En la misma línea, ha diseñado un nuevo marco de políticas que hace hincapié en la necesidad de garantizar a los grupos de bajos ingresos el acceso a servicios de calidad para que puedan contribuir al aumento de la productividad, el crecimiento y el bienestar.

De las primeras cifras recogidas en el documento, se extrae que los antecedentes sociales continúan determinando las posibilidades de vida de las personas en muchos países de la OCDE. En general, señala que los terceros hijos en familias de bajos ingresos viven en hogares hacinados afectados por el coste de la vivienda.

Igualmente, apunta que los jóvenes de entornos más pobres tienen solo un 18% de posibilidades de estudiar una carrera en ciencias, y el 38% de sus ganancias dependerá de la situación de los padres. Y en muchos países, según recuerda, los niños de entornos más pobres a la edad de 15 años tienen un año de retraso en el rendimiento académico frente a los niños con mejor situación económica, de acuerdo con los resultados de la encuesta educativa internacional PISA de la OCDE.

Al bienestar, según el documento, le afectan diferentes áreas políticas, desde el transporte a la atención médica. Por ejemplo, apunta que la movilidad social aún se ve obstaculizada por el acceso limitado a servicios de salud de calidad, educación y servicios de transporte que son más pobres para los grupos de bajos ingresos y las personas que viven en regiones más alejadas.

Para hacer frente a estos desafíos, la OCDE recomienda que los países aprovechen el crecimiento de la economía mundial para poner en marcha reformas estructurales más ambiciosas que pongan en un primer plano las consideraciones relacionadas con la equidad. Estas reformas serán menos costosas a corto plazo y de menor creación en entorno con fuerte demanda y creación de empleo.

Además de invertir en los que se han quedado más rezagados, sugiere que se apoye el dinamismo de las empresas y los mercados laborales inclusivos a través de: una innovación amplia de base, difusión rápida y profunda de tecnología; fuerte competencia y espíritu empresarial vibrante; acceso a trabajos de buena calidad, especialmente para mujeres y grupos insuficientemente representados; y más esfuerzos para ayudar a las personas a adaptarse al futuro del trabajo.

Finalmente, platea la construcción de gobierno eficientes y receptivos a través de: paquetes de políticas alineados en todo el gobierno; equidad en el centro del diseño de políticas; involucrar a los ciudadanos en la formulación de políticas a la vez que se fortalece la integridad, la responsabilidad y la coordinación internacional.

La OCDE planea realizar una prueba piloto a través de estudios específicos del país sobre el crecimiento inclusivo para ayudar a los gobiernos a establecer una hoja de ruta para crecer de manera más inclusiva.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin