Buscar

Un juez llama "bicho" e "hija de puta" a una víctima de violencia de género

EFE
4/10/2018 - 11:03
  • El caso tenía valoración policial de riesgo extremo
  • En la grabación el juez y la fiscal se jactan de que hablaría de ellos en televisión
  • La modelo denuncia "falta de imparcialidad" y "enemistad manifiesta"
María Sanjuan presentó varias denuncias por malos tratos contra su marido. Foto: Europa Press

Una mujer víctima de violencia machista ha denunciado al juez de Madrid que instruye su caso tras comprobar, en un vídeo grabado en la sala de vista, que se burló de ella hasta el punto de llamarla "bicho" e "hija puta".

La mujer,la modelo María Sanjuan, que tenía una valoración policial de riesgo extremo en sus denuncias por malos tratos, ha presentado en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) una queja contra el magistrado, el juez de Violencia sobre la Mujer número 7 de Madrid, Francisco Javier Martínez Derqui, por falta de imparcialidad, animadversión y posible delito de prevaricación, informa cadena SER.

El magistrado instruye los procedimientos civiles y penales derivados del divorcio y de las dos denuncias presentadas por malos tratos psicológicos por amenazas y coacciones contra el exmarido de la mujer, el empresario Josué Reyzábal.

María Sanjuan ha decidido presentar dicha queja en el CGPJ tras conocer el vídeo oficial grabado por el Juzgado en la sala de vista, donde el juez se refiere a ella como el "bicho" y llega a insultarla, llamándola "hija puta".

Cuestionan que la modelo sufriera un ataque de pánico

También ha comprobado que hace otros comentarios: "Verás el disgusto que se va a llevar la María Sanjuan cuando vea que tiene que darle los hijos al padre, estará por la noche en el Sálvame poniéndome de vuelta y media".

Se trata de una conversación que se produce una vez que terminada la vista de la demanda de divorcio para decidir las medidas sobre la custodia de los dos hijos, dos bebés de 21 y 10 meses de edad.

El vídeo, dado a conocer por cadena SER, sigue grabando porque alguien se olvida de detener el programa de grabación y en la charla participan también la fiscal y la letrada de la Administración de Justicia.

Los tres hablan entre risas del caso, siembran dudas sobre la causa por la que María Sanjuan no pudo asistir a la vista y cuestionan que tuviese que ser ingresada la noche anterior en urgencias en el hospital la Princesa de Madrid por un fuerte ataque de pánico tras conocer que le acaban de retirar la orden de protección.

Dicen que "todo está preparado" por parte "de ella" y el juez concluye con un "sí, que hija puta".

Denuncia "falta de imparcialidad" y "enemistad manifiesta"

La denunciante les ha recusado por "falta de imparcialidad" y "enemistad manifiesta", lo que la fiscal y la letrada de la Administración de Justicia han aceptado y han dejado el caso mientras que el juez ha presentado un escrito y será la Audiencia Provincial de Madrid la que decidirá si lo aparta o no del mismo.

El juez Francisco Martínez Derqui ha señalado a la SER: "Lo único que puedo decir es que es una conversación privada que se ha grabado indebidamente, una conversación fuera de mi actuación jurisdiccional, que se produce en un espacio cerrado y de la que se está haciendo un uso indebido".


Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 3

#1
04-10-2018 / 11:09
.....
Puntuación 0

S=M

#2
04-10-2018 / 11:20
Daniel González
Puntuación 0

Cuando quieres insultar a alguien, simplemente lo piensas (para ti), pero no hace falta decirlo.

#3
04-10-2018 / 13:34
PACO
Puntuación 0

todos al paro y los próximos jueces decididos por el pueblo,y no por los políticos.y nada de trabajo vitalicio,contratos de tres meses renovables.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.