Sociedad

Los niños que viven en hogares con fumadores sufren más infecciones respiratorias e ingresos hospitalarios

MADRID, 22 (SERVIMEDIA)

Los niños en viven en hogares con fumadores sufren más infecciones respiratorias e ingresos hospitalarios que los niños que viven en hogares sin fumadores, según concluye un estudio publicado en 'Prevención del Tabaquismo', la revista del Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Esto se debe a que los menores están expuestos a los productos de la combustión del tabaco en espacios cerrados, es decir, al humo ambiental de los fumadores, lo que también se conoce como tabaquismo pasivo. Se estima que los niños de hogares con fumadores reciben una dosis de nicotina total anual equivalente a fumar 60-150 cigarrillos al año.

Diferentes estudios han demostrado que la exposición al humo de tabaco ambiental (HAT) durante la infancia se asocia a un incremento del riesgo relativo de presentar infecciones agudas del tracto respiratorio, otorrinolaringológicas y asma, explica la Separ en una nota.

Para evaluar los efectos del tabaquismo pasivo en la infancia, en particular de los 0 a los 3 años, se realizó un estudio en las consultas de pediatría de atención primaria del Centro de Salud Artilleros, de Madrid, en el que han participado un total de 150 niños, de los cuales el 43,3% ha presentado exposición al HAT, según la Separ.

El estudio realizado permitió confirmar que el número medio de episodios y consultas al pediatra por infecciones respiratorias, entre otras necesidades asistenciales, fue superior en niños expuestos al HAT respecto a los no expuestos.

En el estudio también se observó que una de cada cinco madres ha fumado durante la gestación. El hábito tabáquico de la madre "parece ser un importante factor de riesgo para elevar la incidencia de patología respiratoria infantil, frente al hábito paterno".

"Cuando la madre o ambos progenitores son fumadores, se incrementa el riesgo de sibilancias en los dos primeros años de vida, pero esto no ocurre en los casos en los que es el padre el fumador, probablemente a causa del efecto acumulativo de su exposición durante la gestación y/o de la íntima cercanía de la madre durante la primera etapa de la vida", exponen los autores del trabajo, fundamentándose en la literatura médica.

(SERVIMEDIA)

22-OCT-18

ARS/caa

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin