Sociedad

Birmania espera la llegada de primeros refugiados rohinyás desde Bangladesh

Rangún (Birmania), 15 nov (EFE).- Las autoridades de Birmania esperan hoy la llegada de los primeros refugiados rohinyás desde Bangladesh, donde las autoridades buscan voluntarios entre los 723.000 miembros de esta minoría que huyeron de la violencia de 2017.

La Policía fronteriza y funcionarios de Inmigración llevan toda la mañana esperando en la frontera para recibir a los rohinyás que decidan regresar a Birmania (Myanmar), aunque de momento no lo ha hecho nadie, indicó a Efe una fuente gubernamental.

Hasta el momento, parece que no hay voluntarios entre los rohinyás que viven hacinados en los inmensos campos de refugiados en la frontera bangladesí.

Dacca y Naipyidó acordaron repatriar a partir de hoy a los primeros 2.251 de los rohinyás llegados a Bangladesh desde agosto de 2017, mediante el traslado de unas 150 personas al día a lo largo de unas dos semanas.

Sin embargo, la alta comisionada de los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, pidió el lunes al Ejecutivo bangladesí que suspenda la repatriación, al considerar que los traslados irían en contra de las leyes internacionales y pondrían en riesgo las vidas y libertades de los refugiados de esta comunidad de mayoría musulmana.

El éxodo de los rohinyás comenzó el 25 de agosto de 2017 tras una operación del Ejército birmano en el estado Rakáin en respuesta a un ataque del grupo rebelde Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA) contra una treintena de puestos fronterizos.

Un informe de la ONU presentado el pasado septiembre calificó la operación militar en Rakáin contra los rohinyás de "genocidio", además de hallar indicios de crímenes de guerra y de lesa Humanidad. La campaña militar también fue calificada de limpieza étnica por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, al haber expulsado a gran parte de los más de un millón de rohinyás que residían en Rakáin, en el oeste birmano.

Los rohinyás, a los que las autoridades birmanas niegan la ciudadanía, son considerados apátridas por la ONU y son sometidos a discriminaciones y falta de libertades, como de desplazamiento o acceso a la universidad.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin