Buscar

El gobierno ensalza la constitución la víspera del 20-n: "las conquistas democráticas pueden retroceder, hay que cuidarlas"

19/11/2018 - 21:07

MADRID, 19 (SERVIMEDIA)

El Gobierno celebró este lunes un gran acto en defensa de la Constitución española y del Estado Social con las tres ministras con competencias en el ámbito social, y en el que la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, alertó de la necesidad de proteger las "conquistas democráticas", ya que "pueden retroceder".

En el marco de la celebración los 40 años de la Constitución española, las ministras de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá; Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, y Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, se unieron para ensalzar la Carta Magna y su valor en la construcción de Estado de bienestar.

La víspera de 20 de noviembre -aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco-, la portavoz del Gobierno puso el acento en que "los bienes, los derechos y las conquistas democráticas pueden retroceder", por lo que "las tenemos que cuidar mucho".

Parafraseando al maestro republicano que encarna Alfredo Landa en la película 'La lengua de las mariposas', Celaá señaló que "nunca hemos tenido una generación de españoles educados en libertad y democracia", aunque precisó que aquellos que sí podrán presumir de ello son los que "ahora tienen 40 años y llevan a sus hijos a colegios públicos, concertados y privados".

"No siempre fue así", recordó la ministra de Educación. En relación al franquismo, dijo, "se permitía el trabajo infantil por debajo de los 14 años", y es que "en aquella España había un 25% de analfabetismo, sobre todo de mujeres y más en el sur que en el norte".

Por su parte, la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, destacó que "hemos sido capaces de construir uno de los diez sistemas de salud más eficaces y eficientes del mundo si hablamos en términos de calidad y accesibilidad", al tiempo que criticó los recortes aplicados durante la crisis y la expulsión del sistema sanitario de personas inmigrantes.

EL SECTOR SOCIAL SALVA LA CRISIS

El Gobierno del PP "dejó fuera del sistema sanitario a 900.000 personas", denunció la ministra. Pese a los recortes, añadió, "es un sistema muy maduro y muy estable y mantuvo los estándares de calidad; el grado de satisfacción no ha sufrido en términos generales severos deterioros".

En este sentido, apuntó a que los recortes azotaron especialmente a los servicios sociales, y subrayó que fue "el tercer sector social" -las ONG y entidades sociales- quien "tuvo que mantener los servicios" a los más necesitados, algo que "hubiera sido imposible en la crisis" desde el Ejecutivo. "Gracias a eso se sobrellevó esos años de crisis", agradeció.

La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, precisó que durante el franquismo, "las mujeres tuvieron que abandonar el trabajo de manera forzosa cuando contraían matrimonio" con una ley que decía que "libertará a la mujer casada del taller y de la fábrica", pero que "les asignaba una tarea muy interesante -con sorna- y no retribuida como hacerse cargo de la casa y toda la familia".

No obstante, alertó que ahora hay otros retos. Y es que "empieza a haber trabajadores y trabajadoras pobres". Además, ensalzó el sistema de reparto de las pensiones porque "a pesa de los millones de parados, el sistema de Seguridad Social aguantó en 2011" gracias a que "estamos en un sistema de solidaridad intergeneracional".

Celaá también valoró de la Constitución en su papel en la educación que "la fortaleza de nuestro sistema educativo es la equidad, a pesar de no tener los medios económicos de otros países". No obstante, reconoció que "esa gota de equidad se ha visto estancada o reducida en los años de la crisis económica".

El comisionado del Gobierno contra la Pobreza Infantil, Pau Marí-Klose, también presente en el acto, puso énfasis en la necesidad de invertir en la infancia y en la juventud, así como de llevar a cabo un "aumento de salarios" para "invertir de manera redistributiva" a través de los impuestos.

Por último, destacó el papel del Estado de bienestar para combatir la desigualdad pese a que "somos un país familista que confiamos en que la familia va a rescatar a sus miembros más vulnerables".

(SERVIMEDIA)

19-NOV-18

GIC/gja