Buscar

Mary, la mujer de 99 años desahuciada en Madrid, en el hospital por un principio de hipotermia

4/12/2018 - 11:22 | 17:40 - 4/12/18
  • La casi centenaria acusa a su nieto de vender la casa y dejarle sin dinero

Mary, la mujer de 99 años que ha sido desahuciada este lunes de su casa de Pozuelo de Alarcón después de que su nieto vendiera, según la mujer, su casa "sin su consentimiento" y la dejara sin dinero "ni para comprar el pan", ha ingresado esta tarde en el hospital Quirón por principio de hipotermia.

En un principio, la anciana tenía la intención de pasar la noche a la intemperie en un banco situado en las inmediaciones de la que fue su vivienda. Pero hasta el lugar ha acudido un médico forense, que ha revisado su estado se salud y ante las bajas temperaturas y principio de hipotermia le ha recomendado ingresar en un hospital, como finalmente ha accedido.

La mujer ha indicado que lo que desea es regresar a su vivienda. "¿Por qué no se me ha defendido como Dios manda?. Es una canallada. No hay derecho a esto", ha dicho. La mujer ha indicado que la "han quitado" la llave de su casa, y que un cerrajero ha cambiado la cerradura. "He dejado la manta eléctrica en la cama y la nevera encendida", ha añadido.

Prefiere "un banco" a una residencia 

Después de que entrara esta mañana la comisión judicial a la vivienda, Mary ha tenido que abandonar su casa y entregar las llaves. Tras ello, según testigos presenciales, se ha sentado en un banco, manifestando que no se iba a ir. "Quiero Justicia", ha dicho la mujer, que sostiene que su nieto y el notario de éste la "engañaron".

La mujer no quiere la plaza que desde hace tiempo le ha ofrecido el Ayuntamiento de Pozuelo, a través de Servicios Sociales, en una residencia, según ha confirmado la alcaldesa del municipio, Susana Peréz Quislant. "Llevadme arrastrada. Pero no a una residencia. Dejadme en un banco", ha dicho la mujer a preguntas de los periodistas.

El 11 de julio de 2017, se celebró el juicio contra el nieto de la afectada por un delito continuado de estafa y alternativamente un delito continuado de apropiación indebida. Pero finalmente, quedó absuelto.

Entonces, la mujer ya denunció que su familiar no le había dejado "ni para comprar el pan". Su nieto, según la denunciante, se hizo "con casi 2 millones de euros" de su abuela entre dinero y propiedades y vendió su propio dúplex de Pozuelo "sin su consentimiento por unos 420.000 euros".

Recogida de enseres

Mary ha pedido que le abran la vivienda en la que residía para poder recoger su ropa y enseres. La nonagenaria ha asegurado que no tiene "ni ropa" ni "nada" que ponerse. "Ahora dicen que hay que ir al juzgado para que abra. No hay derecho. No me dejan coger mis cosas porque fueron los cerrajeros y cerraron", ha añadido.

"Voy a pasar el día en la calle. Tengo muchos amigos, pero no quiero la casa de ninguno. Me quieren llevar a un hotel o una residencia. Pero yo digo que me dejen en la calle, que me muera. Lo que quiero es que me abran la puerta y quedarme en mi casa", ha afirmado.

Por su parte, su abogado, Jesús Laborda, ha explicado que el Ayuntamiento de Pozuelo le ha ofrecido a Mary la recogida de sus muebles y su depósito en un almacén, de forma gratuita y una plaza en una residencia.

Contenido patrocinado

Otras noticias

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.