Sociedad

Un hombre trepa por un edificio de Zaragoza para ayudar a una mujer agredida por su pareja y le roban la cartera

La calle de Zaragoza donde se han producido los hechos. Foto: Google maps

Mohamed K., un joven de 29 años de edad, salvó en la tarde de este jueves a una mujer que solicitaba ayuda a gritos desde su vivienda en la calle Río Cinca del zaragozano barrio de La Almozara, hasta donde trepó para poder ayudar a la mujer.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón ha confirmado que se llevó a cabo una intervención policial en esta vivienda por un posible caso de malos tratos, por lo que detuvieron al presunto agresor, pareja de la mujer que se encontraba solicitando ayuda.

Según publica este viernes el Heraldo de Aragón, los gritos de la mujer alertaron a los vecinos de esta calle de La Almozara, quienes pudieron comprobar que un hombre se acercaba a la joven en su vivienda por detrás y tiraba de ella con fuerza para que entrara de nuevo en su piso.

La mujer salió de nuevo a la ventana y, cuando parecía que iba a saltar al vacío, Mohamed K. se ayudó de las rejas del bajo y del cableado eléctrico para trepar por la fachada y llegar hasta ella. Al parecer, el joven permaneció durante media hora en el domicilio con la pareja, de origen africano, hasta que llegó la Policía y detuvo al hombre, mientras que la mujer fue trasladada al hospital junto a uno de sus dos hijos.

"Estaba en casa y he escuchado los gritos. Tenía claro que no era ningún niño, así que he salido a la calle a ver qué pasaba. Entonces he visto que la vida de esta mujer corría peligro y no me lo he pensado mucho", explica Mohamed K. "A él lo conozco de coincidir en algún bar y en ningún momento ha tratado de atacarme. Decía que no le había hecho nada a la chica, que había sido una discusión por los chicos", ha contado el joven.

Cuando Mohamed K. fue a identificarse ante los agentes, se dio cuenta de que mientras rescataba a la mujer alguien le había robado la cartera, que había dejado junto con otros objetos personales en el suelo de la calle para poder trepar. "Siempre que hago algo bueno me pasa a mí algo malo. Cuando me he puesto a trepar por la fachada he tirado al suelo las llaves y la cazadora. Al pedirme después la Policía el carné para identificarme, he bajado a por ellas. Ha sido entonces cuando me he dado cuenta de que me había robado la cartera", ha lamentado.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin