Sociedad

Pedro sánchez asiste a la celebración del 80 aniversario de creación de la once

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asistirá este sábado al acto de conmemoración del 80 aniversario de creación de la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) que se celebrará en el Ifema de Madrid.

El evento reunirá a más de 5.000 personas entre trabajadores, afiliados, familiares y amigos de la ONCE. Entre otros asistirán vendedores, estudiantes ciegos, fisioterapeutas, técnicos de rehabilitación, expertos en tecnologías accesibles, empleados de diferentes áreas de ILUNION, técnicos en accesibilidad de Fundación ONCE, o deportistas con discapacidad.

En la década de los años treinta del pasado siglo surgieron distintas asociaciones, pequeños grupos de personas ciegas que pusieron en marcha las primeras rifas como medio de vida en un país, por aquellos años deprimido social y económicamente. Habían surgido estas asociaciones fundamentalmente en Andalucía, Cataluña y Levante. Estas modestas rifas son el antecedente del actual Cupón de la ONCE, y estas asociaciones, tras su unificación, cimentaron los inicios esta Institución, según explica la Orgnización en su web ('www.once.es')

Tras un periodo de puesta en común y negociación con la Administración de entonces, nacía, el 13 de diciembre de 1938, la Organización Nacional de Ciegos Españoles. En su decreto fundacional, de esta fecha, se otorga a la ONCE la explotación, para su digno sustento, del que se denominó cupón "prociegos", cuyo primer sorteo se celebró el 8 de mayo de 1939.

En los años 60 del siglo XX se crearon centros de formación pioneros, como talleres, la Escuela de Telefonía, el Centro de Formación Profesional o la Escuela Universitaria de Fisioterapia, que iniciaron un trayecto hacia la integración social y laboral, también de las mujeres ciegas. Nacieron centros educativos, bibliotecas en formato braille y sonoro, o servicios como el de rehabilitación, que forma a los nuevos jóvenes ciegos para ser autónomos.

A comienzos de los años 70, la ONCE asumió mayores compromisos sociales. Las personas ciegas querían participar en la vida institucional, en la toma de decisiones, en su futuro. El 2 de enero de 1984, el sorteo de la ONCE pasó a ser nacional, los cupones tenían cuatro cifras y los premios aumentaron. El nuevo producto diario crecía al ritmo de 'La ilusión de todos los días', eslogan de la ya legendaria campaña publicitaria, que se coló en todos los hogares españoles.

En 1988 se creó la Fundación ONCE para la cooperación e inclusión social de personas con discapacidad, que se convirtió en la mejor dotada del mundo y palanca de acción clave para este colectivo, a la que hay que unir la puesta en marcha de la Fundación ONCE del Perro Guía.

En 1992 el país vivió el sueño olímpico y paralímpico, donde los deportistas con discapacidad alcanzaron unas cotas deportivas y de impacto mediático inéditas hasta el momento. El 92 fue también el año en la Exposición Universal de Sevilla, donde Fundación ONCE impulsó la accesibilidad y sorprendió al mundo con su pabellón.

En 1993, la ONCE aunó sus empresas en varias áreas que, con el tiempo, fueron origen de ILUNION, el grupo empresarial de la organización, líderes en economía social. La organización busca así proporcionar y promocionar el empleo para las personas ciegas o con otra discapacidad y demostrar al empresariado que rentabilidad social y económica son posibles.

En 1998 se creó la Fundación ONCE para la Solidaridad con las Personas Ciegas de América Latina (FOAL), que acomete proyectos encaminados a la educación, formación y rehabilitación en esta región del planeta y en otras áreas deprimidas. Actualmente trabaja en 19 países.

La ONCE gana más peso en foros internacionales como la Unión Mundial de Ciegos o la Unión Europea de Ciegos. Junto a su Fundación, y como miembro del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi), se incorporó al Foro Europeo de la Discapacidad o al Comité de Expertos de la ONU, con un papel destacado en la primera declaración sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

EL SIGLO XXI

La Organización destaca que el siglo XXI se estrenó con el protagonismo absoluto de las nuevas tecnologías y la ONCE puso su empeño en hacer de la accesibilidad un rango imprescindible con telefonía móvil adaptada, dispositivos parlantes o 'app' con infinidad de utilidades. La tecnología abre ventanas a las personas con discapacidad y, en el caso de las personas sordociegas, les conecta con el mundo y este grupo de personas con necesidades específicas cuenta también con una nueva institución que les ampara: la Fundación ONCE para la Atención a las Personas con Sordoceguera (FOAPS), que nació en 2007.

En materia de juego, en el año 2004 la ONCE lanzó su primer juego activo, El Combo; y en 2006, puso en marcha la lotería instantánea. Además, sus vendedores disponen de una nueva herramienta de trabajo que aprovecha las posibilidades de las nuevas tecnologías: un Terminal de Punto de Venta (TPV), accesible, que se convierte pronto en herramienta clave de venta a la carta, pago con tarjeta y otras opciones. También inauguró una plataforma de venta 'online' a través de la web 'www.juegosonce.es'.

En 2010 se sumaron a los 20.000 vendedores de la organización, todos con discapacidad, los nuevos canales físicos complementarios, colaboradores en la venta solidaria de productos.

En 2013 la ONCE recibió el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia por su "labor relevante en defensa de los derechos humanos, al fomento de la paz, de la libertad, de la solidaridad, de la protección del patrimonio y, en general, al progreso de la humanidad", todo un reconocimiento.

APORTACIÓN AL EMPLEO Y AL PIB

En los últimos años, la ONCE ha estrechado vínculos con los vecinos europeos: entre otros, vicepresidentes de la UE y varios comisarios (de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión; Mercado Interior y Asuntos Financieros), visitaron la organización para conocer 'in situ' su modelo social. Se mostraron impresionados y calificaron la iniciativa como "única en Europa" y exportable a otros países.

La ONCE ha convertido su evolución en una revolución en la que emplea de forma directa a más de 73.000 personas (uno de cada 277 que trabaja en España); da cobertura educativa a 7.500 estudiantes ciegos; servicios sociales para más de 72.000 personas ciegas en España y contribuye al Producto Interior Bruto con 2.412 millones de euros, uno de cada 470 euros del PIB español.

(SERVIMEDIA)

15-DIC-18

GJA/MJR/gja

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin