Buscar

Acnur pide casi 300 millones de dólares para 345.000 refugiados de burundi, una de las crisis más olvidadas de 2018

15/01/2019 - 19:11
Más noticias sobre:

MADRID, 15 (SERVIMEDIA)

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y otros 35 socios pidieron este martes 296 millones de dólares para proporcionar ayuda absolutamente necesaria a unos 345.000 refugiados de Burundi, una de las crisis más olvidadas del momento.

Cientos de miles de personas han huido a los vecinos Tanzania, la República Democrática del Congo (RDC), Ruanda y Uganda, y cada mes salen de Burundi unos 300 nuevos desplazados rumbo a estos países vecinos, señaló Acnur. Pese a ello, en 2018 la respuesta regional interinstitucional para los refugiados burundeses apenas recibió el 35% de los 391 millones de dólares solicitados (una de las recaudaciones más bajas obtenidas por Acnur).

Por ello, la Agencia instó a la comunidad internacional a acelerar y aumentar la financiación de cara a 2019, a fin de proporcionar a las personas refugiadas asistencia humanitaria urgente y capaz de satisfacer sus necesidades básicas.

Según Acnur, los niños y las niñas, que constituyen más de la mitad de la población de refugiados burundeses, son los más afectados. Muchos llegaron a los países vecinos tras haber quedado separados de sus padres o su familia, y las niñas y las mujeres sufren además altas tasas de violencia sexual y de género. La escasez de comida (en algunos países se han impuesto las cartillas de racionamiento) les empuja además a los matrimonios forzosos y al sexo por supervivencia.

De acuerdo con las últimas estimaciones, solo el 20% de los chicos en edad de asistir a Secundaria están escolarizados. "Hay una necesidad acuciante de más maestros y recursos educativos en toda la región", apuntó Acnur. Agregó que las aulas están tan saturadas que, en Tanzania, los estudiantes deben conformarse con el resguardo que les ofrecen los árboles para dar clase.

RETORNO

Unos 57.000 refugiados han regresado a Burundi desde mediados de 2017, tras expresar el deseo de volver a sus casas y granjas y de reunirse con sus familias. Muchas personas retornadas creen que las condiciones en sus lugares de origen, independientemente de lo difíciles que sean, serán siempre mejores que la que experimentaron siendo refugiados.

Sin embargo, Acnur no considera que se den las condiciones propicias en Burundi para promover los retornos, aunque está ayudando a los refugiados que manifiestan haber tomado la decisión de regresar voluntariamente con conocimiento de causa. Por ello, instó a los Estados a garantizar que ningún refugiado sea devuelto a Burundi en contra de su voluntad. Dado que se espera que más refugiados regresen voluntariamente durante 2019, su petición de fondos incluye un apartado destinado a ofrecer asistencia y apoyo a la reintegración de los retornados.

(SERVIMEDIA)

15-ENE-19

AGQ/gja