Buscar

Los maratones de series aumentan los niveles de dopamina

1/03/2019 - 11:47
  • 8,4 millones de personas consumen una serie de golpe en su estreno
  • El día del estreno y el encadenado automático potencian esta forma de consumo
  • Al terminar una serie se experimentan síntomas del 'síndrome de abstinencia'
Más noticias sobre:
Momento de Juego de Tronos, una de las series más esperadas por los consumidores. Foto: HBO

La tendencia a devorar series se está transformando casi en competición, las propias plataformas como Netflix pasados varios capítulos encadenados preguntan si sigues presente porque hasta a ellos, que no debería porque lo disponen para el atracón ideal, les sorprende que los espectadores sean capaces de consumir una temporada completa (entre 10-12 capítulos) del tirón. Es el nuevo consumismo exarcebado, el de los serieadictos.

Entre los anglosajones han acuñado un término para los corredores de maratones seriéfilos, son los binge racers y se calcula que habrá unos 8,4 millones de usuarios capaces de consumir de golpe una serie en el mismo día de su estreno en plataformas. Esta cifra va en aumento consante y entre 2013 y 2016 se ha multiplicado por 20 según estudios de Nielsen.

Stranger Things, tuvo 361.000 visualizaciones de su sengunda temporada completa el mismo día que se publicó en Netflix. Un consumo obsesivo que se facilita "al subir temporadas completas de golpe, dejando en manos del espectador el ritmo de consumo" según explica Elena Neira, profesora de Estudios de Ciencias de la Información y la Comunicación de la Universidad Oberta de Catalunya (UOC). Neira explica que a diferencia de la televisión tradicional que dosifica las series semanalmente, el nuevo modelo de consumo deja el poder al espectador que "tolera mal la demora" y acaba "enganchándose" tanto que acaba una serie tras otra sin descanso.

Además, "ante un maratón de series el cerebro genera dopamina constante" señala Diego Redolar, neurocientífico y profesor en UOC, esta sustancia química hace que queramos matener la sensación de placer que nos genera la actividad y no queramos cesar el visionado. Según una encuesta de Netflix, el 73% de los usuarios respondieron tener sentimientos positivos cuando visionaban una serie en modo atracón.

Encadenado automático y estrenos en fin de semana potencian el "enganche"

Los grandes lanzamientos son siempre un viernes, lo que no es casualidad sino una estrategia de marketing estudiada con el claro objetivo de generar la "necesidad de consumirle producto lo antes posible, preferiblemente ese fin de semana", explica Neira. "Está claro que cuando se estrena una serie o nueva temporada, no se habla de otra cosa" contagiando la "necesidad" a quienes aún no conocían la serie, "así, consiguen unos extraordinarios picos de conversación social que les permiten tener una mayor popularidad de sus programas, que convierten en tendencia y que llaman la atención de nuevas masas de público" detalla la profesora Neira.

No hay duda de que la tecnología impulsa el 'binge-watching'. La popularidad de Netflix, Hbo y otras plataformas de contenidos audioviales potencian el consumo, no es necesario ni siquiera estar en casa para poder ver una serie. Además el encadenado automático de episodios hace que no seamos conscientes del tiempo que llevamos viendo una serie. Según Neira, la estructura narrativa también ha cambiado, no hay recapitulaciones e incluso se pueden saltar los créditos de inicio y se desarrollan más las tramas de forma horizontal.

Las series de suspense o terror son las más propensas a ser consumidas de una sola vez, lógicamente facilitan la total inmersión y vuelven a dopar al espectador con "la necesidad" de saber que pasa. "Generar expectación hace que la persona tienda a consumir más episodios seguidos", explica Redolar.

Las películas tienen menos éxito que las series y las plataformas tienden más a la producción de estas últimas porque reportan más horas de entretenimiento y tienen al espectador pegado a la pantalla. El formato serie tiene venajas en termino de tiempo, intensidad y recurrencia del uso de las plataformas de contenidos, "crean audiencias más fidelizadas», alerta Neira.

La 'depresión' por postmaratón de series

"Este consumo –obsesivo- crea un mayor apego y camaradería entre el espectador y los personajes que el contenido ofrecido semanalmente", considera Neira. Los usuarios sienten apego por los personajes que conocen de golpe y "se sienten atados emocionalmente y se preocupan por los conflictos que viven", afirma Redolar.

Según el neurocientífico, existen informes que sugieren que tras un atracón de series, las personas se sienten agotadas física y emocionalmente, sensaciones similares a las que se pueden experimentar con un síndrome de abstinencia'. Algunos usuarios consultados relatan que, al terminar una serie, notan un vacío que "se podría asimilar en cierta medida a las consecuencias conductuales del consumo de algunas sustancias de abuso", alerta Redolar. En ocasiones, algunos usuarios tratan de recuperar las sensaciones de placer que sintieron al visionar una serie, volviendo a verla con más calma.

Los maratones de series han convertido la manera de consumir un producto cultural como son las series. El abuso de estos maratones como, en el caso de sustancias, pueden afectar negativamente a la salud emocional y de las relaciones sociales del individuo.

Comentarios 0