Buscar

Rsc. las empresas piden al gobierno que "ponga números" a su contribución al desarrollo sostenible

24/03/2019 - 12:33

MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

Las empresas consideran que, una vez fijada la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Gobierno debe elaborar métricas que permitan poner en el mapa la situación de las compañías españolas y conocer cómo contribuyen a sus objetivos de progreso social y económico, además de fomentar su compromiso con el establecimiento de metas claras.

"Debemos ir ya a números, y a saber cómo la empresa española contribuye a la Agenda 2030 porque si no, de ninguna manera, podremos conocer el progreso que estamos haciendo", reivindicó la gerente de Responsabilidad Corporativa de Ferrovial, Cristina Moral, en un debate organizado por Servimedia con la Alta Comisionada para la Agenda 2030, el Grupo Pascual y la Fundación Seres.

España asumió encarar desafíos como el cambio climático, la creciente desigualdad social o la pobreza infantil como miembro de Naciones Unidas cuando el organismo aprobó la citada Agenda 2030 en septiembre de 2015. Fruto del compromiso son actuaciones como el anteproyecto de ley sobre el cambio climático y de transición energética, o alinear la estrategia de Responsabilidad social de las empresas a los objetivos de desarrollo sostenible.

La directora general de Seres, Ana Sáinz, coincidió con Moral en que toca "pasar a la acción", una vez que el mensaje de trabajar para el desarrollo sostenible se encuentra "asumido por el mundo empresarial", aunque "falta" por hacerlo calar en la sociedad. "Hay que tener claridad de metas, de cómo cada uno de nosotros pasa a la acción, de cómo se contribuyen a cada uno de los objetivos", demandó.

A su juicio, quizá toca identificar a alguno de los 17 objetivos contenidos en la estrategia de la ONU que sea especialmente clave para el país "y hacer una alianza importante en España de todos los grupos de interés" con el fin de procurar conseguirlo con mayor potencia de fuego. La directora de Seres afirmó en este punto que la Administración podría jugar ahí un papel crucial "empujándonlo como coordinadores y aglutinadores de la Agenda".

LA AGENDA 2030 "GUSTA"

El sentir es compartido desde el Gobierno por la Alta Comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach, quien se felicitó de que "la Agenda gusta", lo que está permitiendo que el compromiso esté calando en las empresas, pero es partidaria de "pasar del laboratorio" a "proyectos concretos". "Ahora hemos hecho un aterrizaje, un alineamiento, hemos movilizado a distintos sectores, algunos han sido muy fácil a otros falta mayor comprensión, pero yo creo que hay que reportar progresos para dar cuenta a la ciudadanía", adujo.

En opinión de Gallach, toca añadir ese ingrediente de "reforzar los procesos de rendición de cuentas", junto a continuar la labor de "movilizar, dar a conocer y comprometer" porque avanzar en los objetivos de desarrollo sostenible es una tarea que compromete a todos, en alusión al sector público, privado y sociedad civil.

"Yo haría, si puede ser en la próxima legislatura, o en los próximos cuatro años o diez años o hasta el 2030, un aterrizaje bien específico en áreas donde la innovación nos lleva a los cambios", defendió Gallach, en coincidencia con responsables de las empresas asistentes al debate.

"Lo que le pediría a la Administración es que tuviera visión estratégica de largo plazo, de darnos un poco la orientación, más allá del partido X o Y; de tener esa visión de que tenemos que ir a otro mundo distinto, a un mundo mejor", reclamó a su vez el director de Gestión Ética, Responsable y Excelente de Pascual, Joseba Arano, asumiendo precisamente que es una tarea donde "todos los agentes" tienen que jugar "un papel" y de ahí la importancia de contar con una hoja de ruta global y que permita trabajar "para prepararnos para los próximos 50 años".

Uno de los grandes desafíos identificados por el Gobierno y empresas es involucrar de manera activa a las pymes, que conforman más del 90% del tejido empresarial español y no pueden ser ajenos a los retos demográficos, climáticos, sociales, etc. "El empresario español es pequeño y mediano, muy vulnerable y tiene miedo", admitió Gallach, quien reconoció haber establecido contactos intensos con Cepyme, Foment o la CEOE para pulsar la situación y buscar solución.

La Alta Comisionada para la Agenda 2030 reconoció que las pymes "requieren de acompañamientos muy importantes y de ayudas" que tendrá que estudiar la Administración, pero también consideró "fundamental" que la gran empresa contribuya compartiendo con ellas la experiencia de "cómo se aterriza".

"Necesitamos esas plataformas de diálogo para que la empresa, la gran empresa, pueda orientar y ayudar a las pymes y creo que ese es un papel importante que podréis desarrollar vosotros", apuntó a su vez la responsable de Responsabilidad Corporativa de Ferrovial, Cristina Moral, quien demandó a la Alta Comisionada de la Agenda 2030 ayudar también a las compañías a encontrar "alianzas sólidas" para abordar los desafíos con mejores resultados y sinergias.

(SERVIMEDIA)

24-MAR-19

ECR/pai/gja