Status

El Dry Martini: la mezcla de las mezclas

Elegante y sofisticado, el Dry Martini es una de las bebidas que más historia lleva en su nombre. Su popularidad viene marcada por personajes míticos que extendieron su fama hasta convertirlo en el rey de los cócteles.

El perfecto Dry Martini es algo casi poético. Un trago fuerte, seco, creado para ser degustado con paciencia. Un bebida madura y poderosa que requiere cierto control porque, como se suele decir, "un sólo Dry Martini ya pueden resultar demasiados".

El Dry Martini debe mucho de su fama a los míticos hombres que la han elegido como bebida favorita, desde Frank Sinatra, Winston Churchill, Humphrey Bogart, John D. Rockefeller, E. Hemingway o Luis Buñuel, hasta James Bond y su clásico "agitado, no removido".

Pero, más allá de este aura de glamour, el Dry Martini reivindica su condición de bebida que, simplemente, llama al disfrute y a dejar que los sentidos sean invadidos con su contundente sabor.

Diez secretos de la perfección

El pasado mes de junio, Londres acogió un evento que reunió a los 10 mejores bartenders del mundo, componentes del Tanqueray Guild (gremio Tanqueray), en el que cada uno de ellos desveló el secreto que hace de su cóctel uno de los mejores.

Agua de rosas, aceituna kalamata, pomelo o cáscara de naranja de Castellón son algunos de los ingredientes que otorgan el toque maestro, cada uno con su personalidad pero todos conservando la inconfundible fuerza del rey de los cócteles.

El denominador común: el frío, el vermouth y la ginebra Tanqueray Nº Ten. Una london dry gin que ha resultado ser la perfecta para elaborar el Dry Martini, gracias, sobre todo, a su corazón cítrico, compuesto de pomelo, naranja y lima, a sus sutiles notas especiadas y a la fuerte presencia del aroma del enebro.

El ritual de la elaboración

El Dry Martini perfecto es transparente como el cristal y frío como el hielo. Y debe ser preparado con maestría. La poesía reside también en el vínculo que se establece en quien prepara el cóctel y quien lo disfruta.

Una relación que se establece durante unos minutos, los que emplea el experto mezclador en crear su obra, pero que perdura en el paladar del cliente, mientras pasa del golpe seco del comienzo al denso toque final, voluptuoso y envolvente.

La única mujer miembro del Tanqueray Guild Yukiyu Kurihara, del emblemático Mandarin Bar de Tokio, comparaba la elaboración del Dry Martini con la ceremonia del té en Japón, por el hecho de que este ritual, al igual que el del cóctel, debe hacerse de la manera más perfecta, educada y amablemente posible. Así, se crea el clima que permitirá a quien degusta esta bebida, hacerlo con todos los sentidos.

La ginebra vuelve a estar de moda y esta bebida espirituosa recobra el protagonismo que otras le robaron en los últimos años. Y con ella, el Dry Martini que, manteniendo su clasicismo, llega con aires renovados y siempre aspirando a la perfección.

Como dijo Harry Craddock, el mítico barman del hotel Savoy de Londres, "bébelo mientras todavía te sonría".

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Emy
A Favor
En Contra

Y ya que trataste de hacer "literatura" con las bondades del Dry Martini.....¿ no se te ocurrió suministrar la fórmula de elaboración?

Puntuación 2
#1
yo mismo
A Favor
En Contra

muy cierto, mucho cuento y poca chicha...

Puntuación 0
#2
neoboxer
A Favor
En Contra

3 medidas de gordons, una de martini, unas gotas de limón y una aceituna con hueso.

Puntuación 0
#3
cristobal
A Favor
En Contra

al dry martini no se le debe poner limon, estara bien, pero no es dry martini, sera otra cosa.

Puntuación 0
#4
borja
A Favor
En Contra

mejor q martini seco es noilly prat, o incluso algun tipo de vino blanco seco, kiina lillet!

Puntuación 0
#5
michele
A Favor
En Contra

1/3 dry martini(Italia)

2/3 London dry gin

aceituna con hueso

Puntuación 0
#6