Sucesos

Porto a Basterra: "Tu imaginación calenturienta nos va a generar muchos problemas"

Alfonso Basterra y Rosario Porto, padres de Asunta. EFE

Los padres de Asunta, Alfonso Basterra y Rosario Porto, mantuvieron una conversación la primera noche que pasaron en el calabozo acusados del presunto crimen que el juez Vázquez Taín decidió grabar por si arrojaba pruebas sobre el asesinato de la pequeña. A lo largo de la misma, Porto le avisa a Basterra de que su "imaginación calenturienta nos va a generar muchos problemas". La pareja del hombre cuyo semen apareció en la ropa de Asunta apoya la tesis de que no se encontraba en Galicia

En la conversación del 25 de septiembre, que ha sido publicada en El programa de Ana Rosa Quintana, se escucha a una temerosa Rosario repitiéndole al padre de Asunta: "Que yo en casa [mate] todo cuanto insecto había... con un cojín, no quiere decir que vaya ahogando a la gente con cojines".

Rosario: Tu imaginación calenturienta nos va a generar muchos problemas.

Alfonso: ¿Cómo?

R: Tu imaginación calenturienta que nos va generar muchos problemas.

A: Por eso.

R: Muchos.

A: Silencio.

R: Y que yo en casa [mate] todo cuanto insecto había... con un cojín, no quiere decir que vaya ahogando a la gente con cojines.

A: Pues claro que no, mi vida. Pues claro que no.

R: Pero, ¡fíjate la que has montado!

A: Claro. Pero como no tienen otra cosa, dicen, sospechosos: los padres.

R: Ya, pero... yo fui tan tonta que todas las cosas que tu me mandabas para... quería que entrases en razón, hacerte ver el daño que me hacías...

A: Ya

R: Innecesariamente, Alfonso.

A: Ya lo sé. Bueno, ya está.

R: Y te repito que yo mate arañas a cojinazos ... y que hicieses muchas risas... como que las ahogaba...

A: Claro

R: No significa... que, que, y que luego tu me hicieses también... no significa que vayamos...

A: Ya lo sé. Ya lo sé. Bueno. Ahora tranquilicémonos y dejemos que actúen y que trabajen.

R: Pero me entiendes, sabes... de todas esas cosas, yo que se, da lugar a pensar sabe Dios qué.

A: Claro. Pero no pasa nada, no hay nada.

R: Y lo otro, Alfonso, lo otro.

A: No hay nada.

R: Siento haberte hecho tanto daño.

A: No pasa nada. El pasado, pasado está, nena.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin