Buscar

3/06 | El Economista elEconomista.es

Cinco buenas noticias de este miércoles para vencer al coronavirus

Este miércoles se confirmará el momento preciso del fin del confinamiento: la medianoche que separa el sábado 20 del domingo 21 de junio. Para entonces, la evolución de la pandemia en España debería estar en las últimas. Si crecimiento de los nuevos contagios diarios ahora ronda el 0,05% del total, en línea con los mejores países vecinos, para entonces estará muy cerca del cero. En las últimas 24 horas no se han censado muertes por COVID-19, aunque la información de las defunciones debe cogerse con pinzas debido a la actualización aún pendiente de varias comunidades. Seguir al dedillo las variaciones diarias puede dificultar el análisis del conjunto. Por eso, para evitar que los árboles impidan ver la magnitud del bosque, conviene tomar distancia y ponderar las cifras agrupadas cada 14 días, correspondiente al periodo máximo en el que se manifiesta alguna infección. Bajo ese rasero, los 955 nuevos casos diagnosticados cada 14 días se reducen a 247 en los últimos siete días. Con la misma escala, la Incidencia Acumulada (IA) de casos diagnosticados desciende de los 13,32 casos cada 100.000 habitantes y hasta los 5,51 afectados en siete días. Es decir, el ritmo de las desescalada continua por la senda correcta, con reducción de enfermos en los hospitales y salas de cuidados intensivos. En la última semana han precisado hospitalización 243 personas, 11 de ellas en UCIs, unas cifras digeribles por los sistemas de salud. Además, Sanidad asegura que los brotes producidos en los últimos días están muy controlados, sin gente por ahí perdida que pudiera transmitir el virus.

28/05 | El Economista Ecotrader

Para junio hay más de 150 dividendos en Europa y EEUU pero solo 10 pagos rentan más de un 4%

En un contexto como el actual, al cazadividendos se le ha complicado la tarea. Las cancelaciones y recortes en las políticas de retribución de las compañías a lo largo y ancho del globo y, en muchos casos de manera sorpresiva, han dificultado el encontrar dividendos, principalmente atractivos. Y eso que las caídas brutales que han sufrido las empresas cotizadas deberían haber disparado las rentabilidades que ofrecen sus pagos.