Buscar

3/10 | El Economista elEconomista.es

La rendición de Madrid

La batalla por Madrid destapa las maniobras políticas del Gobierno. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, es en apariencia una buena persona, sensato y con talante de diálogo. Pero la defensa que hace de que la ampliación de las restricciones obedece a criterios epidemiológicos y no políticos es muy difícil de sostener. Sobre todo, si echamos un vistazo a la hemeroteca. Todavía resuenan las palabras del director del Centro de Coordinación y Alertas Sanitarias (Caes), Fernando Simón, de que la desescalada se iba a acometer de acuerdo las reglas establecidas por una comisión de expertos, que luego resultó que no existía, simple y llanamente era un invento oficial.

28/09 | El Economista elEconomista.es

El acoso y derribo de Madrid

Resulta no sorprendente, que con esta tropa política aquí ya nada sorprende, pero si indignante y farisaico que mientras el ministro de Sanidad insiste en confinar Madrid alegando a razones Sanitarias que no aplica en otros territorios del Estado, el vicepresidente de ese mismo gobierno y sus mariachis saquen a sus hooligans a la calle a protestar, con violencia y agresiones a la policía incluidas, contra las restricciones de movilidad adoptadas por el ejecutivo autonómico.

18/08 | El Economista elEconomistaAmerica Colombia

Gobierno nacional instaló comisión de expertos en beneficios tributarios

El Ministerio de Hacienda y Crédito Público, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), instalaron hoy oficialmente la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios, que se encargará de estudiar y analizar los tratamientos excepcionales vigentes en el sistema tributario nacional, con el fin de entregar las recomendaciones finales al Gobierno sobre cómo debe desarrollarse el sistema tributario colombiano.

1/08 | El Economista elEconomista.es

Simón y su comité de fantasmas

Meter la pata es un arte, si se hace con la suficiente mesura. Pero hacerlo de manera frecuente tiene consecuencias funestas. A la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, le cogió con el pie cambiado el anuncio de Boris Johnson de imponer una cuarentena a los ciudadanos procedentes de nuestro país. Es cierto que ni siquiera el ministro de Transportes británico, Grant Shapps, de vacaciones en España, tuvo tiempo de enterarse a tiempo y tendrá que guardar cuarentena cuando regrese al Reino Unido.