Buscar

12/08 | El Economista elEconomista.es

Se habla de la diada con las empresas, el perfil televisivo de Podemos y el control de Exteriores

Una Diada especialmente hostil con las empresas

A poco menos de un mes del 11 de septiembre, los círculos independentistas consideran urgente que en la Diada de 2019 "ocurra algo diferente". No sólo influye el hecho de que pronto estará lista la sentencia sobre el juicio del 1-O. Además, empieza a reconocerse en el entorno de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) que la estrategia de los últimos años, basada en hacer de las grandes manifestaciones el eje de sus actos, pierde efectividad. No en vano, aunque las movilizaciones siguen siendo nutridas, se nota un claro "estancamiento" en el número de asistentes. Por ello, se rumorea que la organización que dirige Elisenda Paluzie busca nuevas acciones y las empresas que cambiaron su domicilio social o fiscal por el 1-O ofrecen un objetivo perfecto. En una de las grandes firmas más significadas por haberse exiliado, comentan que aún no saben bien qué puede pasar. Sin embargo ya se esperan "protestas delante de las oficinas, campañas de difamación por Internet o incluso boicots de productos". "Nos tememos que este año irán más que nunca a por nosotros", lamentan.

14/12 | EFE EcoDiario

Colau pide distensión y no militarizar el centro de Barcelona el 21-D

Barcelona, 14 dic (EFE).- La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido hoy al Gobierno que dedique "los máximos esfuerzos" a convertir la reunión del Consejo de Ministros del 21D en un encuentro de "diálogo y distensión" y le ha emplazado a evitar "la militarización" del centro de la ciudad.

18/10 | El Economista elEconomista.es

Los desnudos y los muertos de Cataluña

Hasta ahora en los seis años que dura ya la exacerbación del sentimiento independentista en Cataluña pocas veces se ha utilizado el recurso de los muertos sobre la mesa como argumento para discutir la viabilidad del proceso. Siempre había sido empleado desde las posiciones separatistas: el 1 de octubre por aquellas cargas policiales en cumplimiento de una orden judicial que estaba siendo vulnerada, y tangencialmente, en las bravuconadas altisonantes de dirigentes catalanes como Tardá cuando mencionan la que sería indeseable presencia de tanques en las calles de Barcelona, una imagen que a fuerza de repetirse ha parecido incluso dejar de ser para ellos indeseable.