Buscar

17/12 | El Economista elEconomista.es

Calidad, sostenibilidad y servicios, la apuesta para el residencial

El sector inmobiliario ha sido durante los últimos sesenta años uno de los motores de la economía española. En este período ha tenido que dar soluciones habitacionales para responder a la demanda resultado de la transformación que ha experimentado el país. Pero la sociedad española cambia rápidamente y, con ella, también su sector inmobiliario. La evolución y movimiento de la población van de la mano de la configuración de los hogares, lo que también afecta al mercado de la vivienda.