icon-avatar
Buscar

27/10 | El Economista Ecoley

España pagará 10.000 euros y las costas a una mujer a la que se le impidió mantener su apellido por delante al del padre de su hija

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) considera que España debía pagar al demandante 10.000 euros en concepto de daños no pecuniarios y 23.853,22 euros en concepto de costas y gastos. La imposición automática del orden de los apellidos, el paterno seguido del materno, cuando los padres no están de acuerdo, es discriminatoria y viola el artículo 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Esta legislación ya no está vigente.