Buscar

13/01 | El Economista elEconomista.es

Los influencers se postulan como un nuevo riesgo para los unicornios que preparan sus salidas a bolsa

No es la primera vez que un influencer, aquellas personas capaces de amasar millones de seguidores en las redes sociales, han generado estragos en la cotización de algunas compañías. Especialmente aquellos unicornios que se han estrenado en bolsa en los últimos años. Es el caso de Snap, la matriz de Snapchat, que vio como su capitalización bursátil borró de golpe y plumazo 1.300 millones de dólares en febrero de 2018 cuando Kylie Jenner tuiteó sobre su desacuerdo con el rediseño al que se sometió la aplicación.