Buscar

28/03 | El Economista elEconomista.es

Qué nivel no deben perder las firmas del Ibex para no sufrir mayores desplomes

Cuando encajas una goleada, marcar uno de los mejores goles de tu historia queda siempre en un segundo plano, en una anécdota. Esto es lo que le ha pasado a las bolsas esta semana, en la que el hecho de que Wall Street haya conseguido su mayor alza diaria desde 1933, en lo que debería de haber sido un titular histórico en todos los medios económicos, ha pasado prácticamente desapercibido, enterrado entre malas noticias económicas, estímulos fiscales y monetarios por parte de las instituciones y, sobre todo, fatales datos sanitarios.

27/03 | El Economista Ecotrader

España publicará el dato de PIB e IPC y EEUU, la balanza comercial y la tasa de desempleo

La última semana de marzo y la primera de abril coinciden y estará repleta de datos relevantes. Por ejemplo, España dará a conocer el IPC, igual que Alemania, el PIB y la balanza por cuenta corriente. China publicará los índices PMI del sector manufacturero y de servicios, y Estados Unidos publicará su balanza comercial y su tasa de desempleo.

26/03 | El EconomistaEconomíahoy.mx

Rusia, Turquía y México son las bolsas emergentes menos castigadas por el coronavirus

La pandemia que tuvo como foco la ciudad china de Wuhan no ha tardado en aprovechar la enorme globalización del mundo para expandirse en prácticamente todas las áreas geográficas del mundo, golpeando, eso sí, más certeramente, según los datos oficiales, a los países más desarrollados. No obstante, también se ha extendido por zonas más deprimidas en las que los servicios sanitarios no cuentan con los recursos suficientes para testar y atender los contagios reales que se estén dando.

26/03 | El Economista elEconomista.es

Rusia, Turquía y México son las bolsas emergentes menos castigadas por el virus

La pandemia que tuvo como foco la ciudad china de Wuhan no ha tardado en aprovechar la enorme globalización del mundo para expandirse en prácticamente todas las áreas geográficas del mundo, golpeando, eso sí, más certeramente, según los datos oficiales, a los países más desarrollados. No obstante, también se ha extendido por zonas más deprimidas en las que los servicios sanitarios no cuentan con los recursos suficientes para testar y atender los contagios reales que se estén dando.