Buscar

22/02 | El EconomistaEconomíahoy.mx

El éxito de The Process en los Philadelphia 76ers: cuando perder en la NBA supone una victoria económica

Una de las grandes premisas con las que la NBA vende su producto al exterior es que sus 30 franquicias pueden pasar de una temporada para otra de ser una de las peores plantillas a ocupar puestos altos, y viceversa. Un cambio que debería realizarse por las buenas gestiones deportivas, directivas y el impulso de los jóvenes talentos, pero hecha la ley, hecha la trampa. Ahí, en la captación de novatos, encontró un resquicio Philadelphia 76ers, un equipo que durante cuatro años promovió el tanking, o lo que es lo mismo, perder partidos para seleccionar los mejores rookies. Un movimiento que es difícil de comprender en el deporte de élite, pero que desde la propia franquicia apodaron The Process. Con el objetivo a largo plazo de recuperar la identidad histórica de ganar campeonatos (tienen dos anillos), el impulso de los resultados en la cancha se ha traducido en un crecimiento económico digno de los mejores gestores.

22/02 | El Economista elEconomista.es

El éxito de The Process en los Philadelphia 76ers: cuando perder en la NBA supone una victoria económica

Una de las grandes premisas con las que la NBA vende su producto al exterior es que sus 30 franquicias pueden pasar de una temporada para otra de ser una de las peores plantillas a ocupar puestos altos, y viceversa. Un cambio que debería realizarse por las buenas gestiones deportivas, directivas y el impulso de los jóvenes talentos, pero hecha la ley, hecha la trampa. Ahí, en la captación de novatos, encontró un resquicio Philadelphia 76ers, un equipo que durante cuatro años promovió el tanking, o lo que es lo mismo, perder partidos para seleccionar los mejores rookies. Un movimiento que es difícil de comprender en el deporte de élite, pero que desde la propia franquicia apodaron The Process. Con el objetivo a largo plazo de recuperar la identidad histórica de ganar campeonatos (tienen dos anillos), el impulso de los resultados en la cancha se ha traducido en un crecimiento económico digno de los mejores gestores.