Buscar

24/10 | El Economista elEconomista.es

De la ficción a la realidad: las empresas se frotan las manos con la incubación del sueño

Lo que hace años parecía una utopía, ahora se está convirtiendo en realidad. La incubación del sueño ha venido para quedarse gracias a numerosos estudios y hechos que demuestran que esta técnica influye, mayoritariamente, en los sueños. La ciencia moderna ha abierto un nuevo mundo de posibilidades y las empresas, como es lógico, no quieren desaprovecharlas. Es un tren muy goloso y muchas de ellas ya han puesto en marcha la maquinaria con el objetivo de que llegue al máximo número de gente posible.

25/03 | El Economista EcoDiario

¿Por qué soñamos que caemos al vacío cuando dormimos?

Un buen descanso es muy importante tanto a nivel físico como a nivel mental. Nuestro cuerpo se ve sometido a mucho esfuerzo durante el día y es por eso que necesita recargar energías durante el periodo determinado. El tiempo preciso dependerá directamente de la edad y de las necesidades de cada uno, teniendo en cuenta que no todos los días somos capaces de descansar de la misma manera. En algunos casos podemos tener pesadillas mientras que en otros uno se puede despertar asustado por soñar que cae al vacío.

11/01 | El Economista EcoDiario

¿Hablas en sueños? Twitter comparte las frases más divertidas escuchadas cuando alguien dormía

Existen muchas personas en el mundo que hablan incluso cuando están dormidos. Algunos lo hacen de forma esporádica y otros todas las noches, haciendo que su pareja se tenga que acostumbrar a ello. Las personas que hablan por las noches hablan de cualquier cosa que tenga que ver con lo que están soñando, algo que como ya sabemos es un cúmulo de imaginación y les puede hacer decir cosas de lo más divertidas.

29/12 | El Economista America elEconomistaAmerica Chile

¿Te cuesta conciliar el sueño? Insomnio por estrés podría ser la causa

El 2020 ha sido un año difícil para todos. La ansiedad generada por los confinamientos obligatorios, la distancia social, el teletrabajo, la educación a distancia, y otras tantas rutinas que forzosamente debimos cambiar, se sumó al estrés habitual de cada fin de año y también a la incertidumbre de no poder planificar navidades familiares, celebraciones ni vacaciones.