Buscar

El teléfono móvil cumple su mayoría de edad: ¿cómo era hace 18 años?

Antonio Lorenzo
10:15 - 28/07/2008
Foto: Luis Moreno

El móvil acaba de cumplir su mayoría de edad en España, al menos el que podía llevarse en el bolsillo. Fue a finales de julio de 1990 cuando Motorola presentó en el mercado español sus primeros MicroTac Classic, también conocido como Motorola 9800X, un artilugio que sólo estaba al alcance de una docena de privilegiados, como el Rey o Ramón Mendoza.

El emblemático modelo de Motorola llegó de puntillas, casi sin pena ni gloria, puesto que el artilugio sólo estaba al alcance de una docena de privilegiados, todos ellos altas personalidades de la vida social y empresarial. Se sabe que el rey Juan Carlos fue uno de ellos, igual que Ramón Mendoza, desaparecido presidente del Real Madrid.

El cacharro costaba 300.000 pesetas de la época (1.800 euros), un precio disparatado cuando sólo podían hablar entre ellos un puñado de personas. Telefónica proporcionaba la red celular a aquellos pioneros de las telecomunicaciones de consumo, a través de la cobertura analógica de MoviLine.

El padre de todos los MicroTac servía para algo tan prodigioso como enviar y recibir llamadas en movilidad... y nada más. El artefacto salió de las fábricas de Motorola el 25 de abril 1989 y tardó 15 meses en llegar a España. Tampoco había prisas porque la red celular pretérita estaba por hacer en la mayor parte del país.

Un prodigio de peso

El dispositivo lucía una aparatosa batería que apenas ofrecía autonomía para nueve horas en reposo y menos de 20 minutos de conversación. Su antena era extensible y, lógicamente, ni tenía bluetooth, ni wap, ni java, ni servicio de datos, ni cámara de fotos.

Su pantalla se limitaba a un pequeño recuadro protegido por un cristal, donde había sitio para ocho carácteres. Todas las letras y números se iluminaban gracias a sus leds verdes o naranjas, según fuera el caso. También lucía una pequeña tapa para proteger el teclado y el negro como único color.

Además de la tecla de encendido y apagado, el menú contaba con cinco funciones: terminar, enviar, limpiar pantalla, guardar y rellamar.

Sus complementos se limitaban a un voluminoso cargador, con un soporte especial que luego se conectaba a la red y una sufrida funda de cuero. Ni que decir tiene que el MicroTac fue el teléfono más pequeño del mercado, pese a sus 127x57x20 y sus 195 gramos de peso sin batería de litio, que en su versión estándar pesaba 218 gramos y costaba cerca de 20.000 pesetas de la época.

TAC era el acrónimo de Total Area Coverage, siglas a las que en 1994 se añadió la etiqueta Dual, cuando podía funcionar sobre las redes GSM (digitales) y TDMA (analógicas). Motorola había creado diez años antes, en 1983, el primer sistema celular de telefonía, el DynaTAC, esfuerzo en el que empleó 15 años de trabajo y más de cien millones de dólares en investigación.

La primera llamada

Los competidores del Microtac classic eran aquellos armatostes, también de Motorola, que algunos hombres de negocios portaban en sus coches o en aparatosas maletas. Era lo que había y costaba una millonada. Eran los descendientes directos de los primeros móviles, que nacieron un hermoso 3 de abril de 1973. Ese día se realizó, oficialmente, la primera llamada de móvil.

No se sabe de qué hablaron, pero sí que uno de los interlocutores, Martin Cooper, ejecutivo de Motorola, tenía un DynaTac 800 OX en sus manos. Un redactor de la revista Popular Science fue testigo de los hechos y en su crónica contaba que "por un segundo, el teléfono -un nuevo tipo portable computarizado y del tamaño de un walkie-talkie- se conectó inaudiblemente con un gran ordenador instalada en otro edificio.

Luego se escuchó un tono telefónico familiar y, comenzó el marcado de los números, lo que permitió completar la llamada". La versión comercial de aquel prehistórico móvil llegó a los Estados Unidos diez años más tarde, en la primavera de 1983.

Abierta la puerta de la modernidad

El MicroTac de Motorola abrió la puerta de la modernidad a la industria de las telecomunicaciones móviles personales. El hecho de que se pudiera llevar el teléfono en el bolsillo (en el de la camisa todavía no) representó un salto de calidad que nunca tuvo un paso atrás.

Todo lo que vino después ya es conocido, con sus aciertos y sus fracasos. Los fabricantes se convencieron de que el tamaño importa y pusieron a dieta todos los prototipos. El mejor ejemplo era el mítico StarTAC de Motorola, que llegó mucho más lejos que sus competidores con un formato tipo concha que fue una de las grandes aportaciones del sector.

El gran problema de los técnicos consistía en escamotear la antena donde fuera posible, ecuación que se resolvió lustros después. La batería también proporcionaba graves quebraderos de cabeza a los fabricantes, puesto que el mercado demanda algo tan complicado como producir terminales cada vez más livianos y con mayores prestaciones.

El problema sigue pendiente de una solución mágica en nuestros días, hasta que algún proveedor de baterías encuentre el remedio definitivo.

En esos años, los laboratorios de I+D de los fabricantes de móviles aseguraban que los móviles del futuro incluirían pantallas grandes, para admirar fotografías digitales, algunas de ellas captadas por el propio terminal. Los más osados decían que las personas podrían ver algún evento y compartirlo con otros usuarios convirtiendo el móvil en una mini grabadora de vídeo, capaz de transmitir las imágenes y el sonido en directo.

Los primeros pasos a la actualidad

Eran los primeros pasos de la videotelefonía, que tomó forma en cuanto se habilitaron las redes de UMTS, de mayor capacidad para datos. Lo que pocos podían aventurar es que el móvil que, en aquella época ya disponía de agenda de contactos y calculadora, también pudiera tener acceso a Internet, algo que en esos años empezaba a dar que hablar entre las universidades punteras de los Estados Unidos.

Los fabricantes de móviles investigan ahora nuevas recetas para obtener el máximo valor de los cacharros, hermanándolos con servicios. En breve, el iPhone popularizará la descarga de aplicaciones para los dispositivos. Por ahí van los tiros... y el negocio.

Comentarios 1

#1
28-07-2008 / 10:52
una 'movilizada'
Puntuación 0

Madre mía, qué diferencia de los móviles de antes a los de ahora. parecían teléfonos inalámbricos!!