Tenis

Garbiñe Muguruza y Carla Suárez, dos opciones españolas en el cuadro femenino

Madrid, 1 may (EFE).- Cuatro de las seis jugadoras españolas presentes en el cuadro individual femenino del torneo de Madrid se despidieron en su estreno en la Caja Mágica, por lo que las opciones de éxito local se reducen, tras la jornada del domingo, a sus dos mejores raquetas: Garbiñe Muguruza y Carla Suárez.

Si en el turno nocturno del sábado dijo adiós la prometedora Paula Badosa, hoy desaprovecharon la invitación de la organización Lara Arruabarrena, Lourdes Domínguez y Sara Sorribes, quienes vieron cortada su progresión en la primera ronda. Una barrera que sí derribaron, en cambio, Garbiñe Muguruza y Carla Suárez, dos de las favoritas al título al partir como tercera y octava cabeza de serie.

La jugadora de origen venezolano batió en dos mangas (6-2 y 7-5) a la eslovaca Anna Karolina Schmiedlova y se ganó una plaza en la ronda que reúne a las 32 mejores. Ahí coincidirá con su compañera de dobles, la grancanaria Carla Suárez, quien sobrevivió al exigente choque que le planteó la húngara Timea Babos (3-6, 6-2 y 6-3).

A ambas se reducen las opciones de éxito español en el cuadro femenino de un torneo que nunca ha tenido a una campeona local desde que la rusa Dinara Safina, actual enlace entre la organización y las jugadoras, inaugurara el palmarés del evento en 2009.

Todavía lejos de las rondas finales, a Garbiñe Muguruza su compromiso de mañana, lunes, le presenta una nueva oportunidad para alcanzar por primera vez la tercera ronda en Madrid.

Esa es una exigencia del público pero también de la propia finalista de Wimbledon en 2015. "Quiero dar mi mejor nivel aquí para demostrarle a los seguidores que estoy jugando bien", subrayó.

Muguruza reconoció que jugar en España conlleva un "extra de motivación" pero también de "tensión y nervios". En cualquier caso, la pupila del francés Sam Sumyk rescató de su primera actuación en la Caja Mágica "un sentimiento de satisfacción por haber ganado el encuentro y por haber luchado".

Corregir su desafortunado inicio consiguió, por su parte, Carla Suárez ante Timea Babos. Cuartofinalista en la pasada edición del torneo, la canaria celebró haber sabido aprovechar "el margen" que los compromisos sobre tierra batida ofrecen para la reacción.

"Después del primer set fui un poco más sólida y pude darle la vuelta", valoró.

Sin opción ante la checa Petra Kvitova, defensora del título, se encontró Lara Arruabarrena, condenada desde el sorteo del viernes a detenerse en la primera ronda.

La determinación y la ambición de su contrincante frenaron a la donostiarra, eliminada en su estreno al igual que Lourdes Domínguez. La gallega perdió, por 6-2 y 6-1, ante la checa Karolina Pliskova.

Únicamente cuatro juegos (6-1 y 6-3) pudo sumar Sara Sorribes ante la australiana Samantha Stosur, finalista ayer en Praga y campeona del Abierto de los Estados Unidos en 2011.

La jugadora de Brisbane resolvió su debut en la Caja Mágica en 67 minutos. En ese tiempo dinamitó el sueño de Sorribes.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin