Terrorismo

El zulo de ETA contiene 25 kilos de explosivo, temporizadores y detonadores

Agentes de la Guardia Civil han localizado un zulo de la banda terrorista ETA en la localidad alicantina de Confrides, en el interior de la comarca de la Marina Baixa. En su interior se han hallado 25 kilogramos de explosivo. Este sábado, un etarra herido se entregaba en Francia.

Agentes de la Guardia Civil han localizado un zulo de ETA con 10 kilos de material explosivo en la localidad alicantina de Confrides. La organización terrorista escondía amonal, amosal, detonadores y temporizadores. Se cree que es un escondrijo actual.

El contenido del hallazgo

En concreto, este escondite de la banda albergaba seis temporizadores

con el anagrama de ETA, diez detonadores, cuatro comprobantes circuito,

diez kilos de amonal o amosal y cinco metros de cordón detonante. Estos

materiales se encontraban en el interior de un bidón de 80 centímetros

de alto y 30 centímetros de diámetro, precisaron las mismas fuentes.

El zulo ha sido encontrado por un senderista en las inmediaciones de un paraje conocido como Rincón del Olvido, en la zona de La Serrella, a unos 800 metros de altitud. Tras alertar del hallazgo a la Guardia Civil, diversos agentes se han desplazado hasta el lugar, donde han localizado un bidón con paquetes que contenían el anagrama de la banda terrorista.

La localidad alicantina de Confrides, de 300 habitantes, está situada en el interior de la comarca de la Marina Baixa y, por sus condiciones geográficas de montaña, es un lugar preferente para los aficionados al excursionismo.

El Grupo de Especialistas en Desactivación de Explosivos (Gedex) de la Guardia Civil se encuentran analizando el contenido. El hallazgo de un zulo en una localidad próxima a Denia vuelve a poner encima de la mesa la posibilidad barajada ya hace meses tras los atentados de Mallorca que la banda terrorista trasladara en ferry los explosivos desde esta comunidad. Fueron asesinados dos guardias civiles.

La zona de Levante

Este hecho y el intento del robo de una furgoneta en Valencia hizo sospechar a los investigadores la posibilidad de que ETA volviera a tener alguna estructura de apoyo en esa ciudad. No en vano, toda la costa levantina ha sido objetivo de los terroristas durante las múltiples campañas de verano. Algunos analistas llegabana a apuntar la posibilidad de un piso franco en la zona.

Este verano, las fuerzas de seguridad asestaron un importante golpe a la red de zulos de ETA tras la detención de los presuntos etarras Aitzol Etxaburu, Alberto Machaín y Andoni Sarasola considerados los responsables de suministrar armas y explosivos a los comandos de la banda. En total se intervino una tonelada de material para la fabricación de bombas en 14 escondrijos repartidos por el sur de Francia, donde había tres bombas lapa listas para ser usadas, además de abundante material para preparar otras. También se encontraron armas y munición.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin