Buscar

Un acusado de yihadismo: "Yo soy donante de sangre, ¿cómo voy a ser un terrorista?"

EFE
7/02/2019 - 16:09
  • Se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 9 años de prisión
Said El Checheno, el presunto yihadista. Foto: EFE

El presunto yihadista Said El Checheno ha negado este jueves en un juicio haber viajado a Siria en 2013 para combatir con el Estado Islámico junto con otro hombre al que había captado y que falleció allí, y ha afirmado: "yo soy donante de sangre, ¿cómo voy a ser un terrorista?".

Así lo ha expresado el acusado Said Lachhab en el juicio, celebrado en la Audiencia Nacional y que ha quedado visto para sentencia, por el que se enfrenta a una petición de la Fiscalía de 9 años de prisión y seis más de libertad vigilada por la supuesta comisión de un delito de pertenencia a banda terrorista.

Durante la vista, el acusado ha negado haber captado a otro hombre al que conocía de la mezquita y haberse desplazado con él a Siria en 2013, como sostiene la Fiscalía, y ha señalado que en esas fechas hizo un viaje a Turquía, al igual que el hombre al que supuestamente captó. Desde allí, ha relatado, se acercó a la frontera con Siria sin traspasarla, mientras que el supuesto captado sí la cruzó sin avisarle.

Este hombre, reclutado por Said según el escrito del fiscal, fue a Siria y murió en 2015 luchando en el terreno para el Estado Islámico, mientras que el acusado volvió a Tolosa (Guipúzcoa) desde Estambul el 3 de octubre de 2013, tras adelantar su billete de avión, y ya en España inició una labor de reclutador para el Estado Islámico.

Los policías que han llevado la investigación han señalado que el joven al que captó y que murió en Siria viajó a Marruecos para ver a su familia que lo percibieron cambiado y les pareció que iba a despedirse.

El viaje supuestamente lo hizo con el acusado, quien ha manifestado que efectivamente él estaba allí pero por asuntos familiares y el viaje de regreso a España lo hizo con el joven.

Un agente de policía ha testificado que las investigaciones del caso se retomaron cuando un joven de Tolosa "resentido porque su amigo había fallecido combatiendo", se presentó en dependencias policiales a denunciar que Said Lachhab como el captador del fallecido, lo que llevó a su detención en 2017.

El denunciante, que se convirtió en testigo protegido, declaró que Said también intentó captarlo a él en el País Vasco y para hacerlo apartaba a las personas en la mezquita, les decía que utilizaran teléfonos que no fueran rastreables, y les indicaba las filas de grupos terroristas islámicos a las que debían vincularse, siempre según el agente.

También ha añadido que el testigo protegido intentó en 2014 en dos ocasiones viajar a Siria, pero no lo hizo por problemas con el vuelo, en el primer caso, y porque le convencieron de quedarse en el segundo, fue entonces cuando se decidió a denunciar al procesado.

Además, algunos policías que se encargaron del seguimiento a Said El Checheno han relatado que este se reunía con jóvenes en un centro cívico tras salir de la mezquita, y que al hacerlo "se fijaba mucho en su entorno, pasaba de calle sin necesidad y no quería que lo vieran relacionarse con ciertas personas".

Por otro lado, tras analizar los movimientos bancarios, los peritos han declarado que el perfil del acusado no corresponde con el de alguien que se va del país para vincularse a una organización terrorista sino de alguien que va a regresar a España, mientras que el perfil del otro hombre sí corresponde al de un "Foreign Fighter" que se proponía viajar a Siria para luchar.

Lo anterior se evidencia, según las pruebas periciales, en las compras de ropa de camuflaje y en que vació sus cuentas bancarias, lo que no ocurrió con el acusado, quien finalmente volvió de Turquía tras adelantar el billete de avión.


Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

El flash: toda la última hora