Buscar

¿Qué tipo de comida rápida es menos perjudicial para tu salud?

13/08/2019 - 11:18
  • Un menú completo de hamburguesa puede contener hasta 1200 calorías
  • Una pizza o hamburguesa preparada en casa es mucho más sana
Comida basura. Imagen: iStock

Vas al cine, sales con tus amigos o simplemente no te apetece cocinar esa noche y optas por la vía fácil: pedir a domicilio o cenar en el restaurante de comida rápida de turno. Sabes que luego quemarás algunas calorías al día siguiente en el gimnasio o tal vez no te importe 'pecar' un día a la semana, pero ¿cuál de los más famosos menús de comida rápida es menos perjudicial?

Si hablamos de comida rápida lo primero que se nos viene a la cabeza es un buen menú de patatas fritas con hamburguesa, o en su defecto pizza. Dos de los platos más extendidos en todo el mundo y que generan millones de euros para empresas dedicadas a este tipo de alimentos. Como ya estaréis imaginando hablamos de menús con un altísimo componente calórico y que a continuación desgranaremos en profundidad.

Comencemos por la pizza, un clásico de las noches de fin de semana. Independientemente de si se trata de una pizza pepperoni, carbonara o cuatro quesos, cada porción cuenta con la friolera de 200 calorías. Por supuesto es imposible comer una única porción. Lo normal por persona oscila entre las tres y cuatro porciones, lo que sube el aporte calórico hasta la friolera de 800 calorías, hasta las 1.600 en caso de que seamos capaces de meternos en el cuerpo una pizza entera.

Saltamos a las hamburguesas, uno de los menús más extendidos cuando vamos al salir del cine o para cenar los fines de semanas. Este tipo de comidas suelen estar acompañadas por un refresco de gas, patatas y por supuesto la hamburguesa. Desglosando todos y cada uno de los elementos, las patatas fritas aportan nada más y nada menos que hasta 400 calorías por cada 100 gramos. El vaso de refresco con gas suma 200 calorías. Por último la hamburguesa, que junto a las salsas de turno, carne, queso, bacon y demás añadidos redondea en un total de 600 calorías y 35 gramos de grasa. ¿Resultado? 1.200 calorías, una auténtica bomba sabiendo que un adulto necesita al día 2.400 kcal al día.

A modo de mención especial destacamos también los nuggets y aros de cebolla, uno de los menús que también podemos encontrar a menudo en los restaurantes de comida rápida. Cada aro de cebolla nos aporta 100 calorías, mientras que el nugget 60 calorías. Suponiendo que tomamos cinco aros de cebolla y misma cifra para los nuggets, obtenemos un total de 800 calorías.

En resumidas cuentas y ateniéndonos a los números, la pizza se presenta como la comida rápida más 'saludable' en lo que a calorías y grasas saturadas se refiere. Siempre y cuando eso sí seamos capaces de tomar tres porciones a lo máximo. Como ya habrás escuchado en infinidad de ocasiones, la mejor y más sana opción es cocinar tus propias hamburguesas con carne y productos frescos. Si hablamos de pizza en supermercados no te costará trabajo encontrar masa elaborada con semillas, emplear otro tipo de tomates más naturales así como quesos. Independientemente del menú que elabores estarás reduciendo la ingesta calórica a menos de la mitad de lo que podría ofrecerte cualquier restaurante de comida rápida. Tu decides.

Comentarios 2

#1
13-08-2019 / 14:43
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 2

Yo sería capaz de comerme toda la comida basura de todos los MacDonalds del mundo.

Me encantan las hamburguesas grasientas. Si no fueran perjudiciales para la salud, yo acabaría con todas las hamburguesas grasientas de todo el planeta Tierra.

Si la comida basura fuera 100 % saludable, me la comería toda y dejaría al resto de la población mundial en la más absoluta hambruna.

Soy muy glotón. Como frutas y verduras porque dicen que es lo que hay que comer. Pero, aunque me coma 50 kilos de manzanas, sigo teniendo hambre.

Lo que realmente me calma el hambre es la bollería industrial. Hace unos años que dejé de comer bollería industrial. Con la tontería esa de que es malo comer dulces con azúcar y aceite de palma. Pero, ¿a quién no le apetece zamparse infinitas toneladas de Donnnetttes nevados y rayados? Yo me alimentaría únicamente de Donnnetttes, ya que están buenísimos.

#2
13-08-2019 / 15:13
LECHES EN VINAGRE
Puntuación 1

No creo que exista algo más adictivo que los Kinder Schoko-Bons. Los probé por primera vez en 1989 y, desde entonces, todos los días me zampo varias toneladas.

Fumadores, dejad el tabaco y los porros. Lo que mola es ser adicto a los Kinder Schoko-Bons. Aunque, en mi opinión, son exageradamente caros.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.