Buscar

Reto del Vecino de Número: La Guardia Civil alerta de su peligrosidad

14/08/2019 - 11:56
  • El reto se ha convertido en un auténtico fenómeno viral en redes sociales
  • Nunca debemos compartir datos personales con desconocidos o a través de RRSS
Problemas con las redes sociales. Imagen: iStock

Lo que se ha convertido en un fenómeno viral en redes sociales, puede ser un auténtico peligro según la Guardia Civil. Un reto que no ha tardado en extenderse a todo tipo de usuarios y cuyo ingrediente principal no era otro que nuestro propio número de teléfono. Te contamos porqué deberías tener precaución a la hora de sumarte al desafío Vecino de Número.

Antes de explicar los motivos que ha dado la Guardia Civil sobre la peligrosidad del reto, pongámonos en situación para aquellos que no conozcan el funcionamiento del desafío viral Vecino de Número. Se trata de un reto que se ha extendido como la pólvora en Twitter y otras redes sociales durante los últimos días.

En él debíamos guardar en la agenda del smartphone nuestro número de teléfono, pero cambiando la última cifra por un dígito superior o inferior. Una vez hecho, tendremos que hablar vía WhatsApp con el contacto, comenzando la conversación con el saludo 'hola, soy tu vecino de número'. Por supuesto, la respuesta del contacto debe ser compartida en redes sociales.

El reto no tardó en hacerse viral, inundando todas y cada una de las redes sociales con respuestas de lo más originales y divertidas. No obstante, la Guardia Civil ha realizado una llamada, nunca mejor dicho, a la coherencia. A través de su cuenta en Twitter han puesto en alerta sobre el peligro que puede suponer compartir datos personales con desconocidos, además de la consiguiente exposición de los mismos en redes sociales.

Comentarios 2

#1
14-08-2019 / 16:34
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 1

Pues yo tengo el problema en que mi número de teléfono fijo se parece mucho al de un tanatorio. La única diferencia es que mi número de teléfono fijo termina en 0 y el del tanatorio termina en 9.

Llevo 40 años seguidos recibiendo llamadas del tipo: "¡ayúdenme! ¡Mi marido acaba de morir!" o "¿cuál es el precio del ataúd más barato?"

¿Cómo es posible que todos los días tanta gente se equivoque al marcar el número de teléfono del tanatorio? ¿Es que todavía usan aquellos teléfonos de baquelita, de rueda, y ponen el dedo índice en el agujero del número 0, en lugar de ponerlo en el agujero del número 9?

Siempre tengo que responder: "perdone. Se equivoca. El número de teléfono del tanatorio es el .................9. Termina en 9, no en 0." Y siempre me contestan: "¡claro, el número de teléfono que he marcado! ¡Terminado en 9!". E insisten: "¡pero si lo he marcado bien!" Me tienen loco estas llamadas.

#2
14-08-2019 / 16:51
Rubén Díaz
Puntuación 1

Veo mucho más divertido poder comunicarse con un desconocido mediante un "walkie talkie".

En los años 80, cuando yo era un niño, tenía unos "walkies talkies". Había interferencias. Podía escuchar voces raras. Desde psicofonías hasta comunicaciones internas de los b.o.m.b.e.r.o.s. y de la p.o.l.i.c.í.a. Una vez pude escuchar la frase: "¡hay que llevar el enfermo urgentemente al quirófano del hospital!" Creo que se trataba de algún conductor de ambulancia.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.