Buscar

Menopausia masculina, ¿existe o solo es un mito?

16/08/2019 - 10:54
  • La menopausia masculina existe y no es un mito
  • La andropausia le ocurre al 30% de los hombres
  • Entre los 50 y los 55 años de edad siendo bastante progresiva
Hombre mayor. Imagen: Pixabay

Se habla mucho de la menopausia femenina al ser la más conocida, momento en el que la mujer cesa la menstruación y tiene ciertas correlaciones fisiológicas. No hay una edad determinada, cada mujer es diferente, pero se estima que el comienzo de la menopausia oscila entre los 45 y los 55 años; ?la última menstruación se estima en edades comprendidas entre los 48 y los 55 años. Pero, ¿existe la menopausia masculina?

Sí, existe la menopausia masculina y, aunque es conocida de esta forma, lo cierto es que su nombre correcto es andropausia. Se le conoce como menopausia masculina por ser parecido al proceso de involución hormonal femenina pero, por supuesto, en los hombres es algo completamente diferente. Este fenómeno ocurre en los hombres mayores conforme van cumpliendo años, en edades parecidas -aunque un poco superiores- a la menopausia femenina. Está causado por la reducción progresiva de los niveles de testosterona en sangre de los hombres.

Datos de la andropausia

La andropausia afecta al cuerpo del hombre reduciendo, por ejemplo, su capacidad sexual y otras funciones orgánicas. Esta situación puede ocurrir en los hombres entre los 50 y los 55 años de edad siendo bastante progresivo, conocido comúnmente como síndrome de déficit de testosterona (SDT). Eso sí, en el caso de los hombres este cambio hormonal no es total y definitivo, y en muchos casos se conserva una mínima función sexual.

Algunos factores pueden acelerar o provocar a edades más tempranas la menopausia masculina, como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, el consumo abusivo de alcohol o simplemente los factores hereditarios. Alrededor del 30% de los hombres sufren la andropausia, y puede identificarse fácilmente por presentar una cierta dificultad para alcanzar la erección, la pérdida de vello genital, pérdida de masa muscular, fatiga crónica, estreñimiento, manos y pies anormalmente fríos, etc.

No tiene cura pero sí tratamiento farmacológico hormonal, generalmente en forma de inyecciones intramusculares trimestrales, geles o parches cutáneos.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.