Buscar

¿Sigues usando dinero en efectivo a diario? Procura tirar de tarjeta en estos dos casos

23/08/2019 - 11:30
  • Cuando viajamos es muy importante llevar la menor cantidad de dinero en efectivo
  • Pagar con tarjeta de crédito nos permite que el banco nos proteja en ciertos casos
Cartera con tarjeta de crédito. Imagen: iStock

No son pocas las personas que acostumbran a llevar unas cuantas monedas y billetes de 20 y hasta 50 euros en su cartera. Si bien siguen utilizando la tarjeta de crédito como pago para ciertas compras, el dinero en metálico es el medio más empleado para las compras semanales o algún que otro imprevisto. No obstante, hay al menos dos casos por los cuáles deberías de empezar a replantearte pagar con tarjeta de crédito.

Es innegable que llevar dinero en efectivo en nuestra tarjeta ofrece cierta comodidad, pero debido a la falta de protección que ofrece esta opción, te pensarás dos veces el utilizarla. Por ejemplo, imagina que vas al super de turno para hacer la compra semanal o que durante tu fin de semana acudes al centro comercial para renovar gran parte de tu armario. En ambos casos hablamos de, en general, gastos superiores a los 100 euros, llegando incluso en ciertos casos hasta los 200 euros.

La principal ventaja de pagar en estos casos con tarjeta de crédito es que éstas nos ofrecen la cobertura que necesitamos en caso de pérdida o robo, junto a la consiguiente garantía del fabricante. Al momento de pagar en efectivo tras realizar grandes compras estás dejando de lado las ventajas que te ofrece la opción digital. Sólo te salvaría tener siempre a mano y bien organizados los recibos de turno.

El siguiente caso donde es crucial no pagar en efectivo es cuando realizamos viajes. Si bien es verdad que cada vez son más los turistas que se decantan por la tarjeta de crédito cuando viajan a otros países, todavía hay quien se resiste a dar el salto, llevando consigo y en metálico ingentes cantidades de dinero. Piensa que en caso de robo de tu tarjeta de débito sólo tendrás que realizar una llamada o ponerte en contacto con tu banco para que ellos mismos se encarguen del asunto.

Comentarios 1

#1
23-08-2019 / 16:38
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación -1

La tarjeta de crédito es una herramienta de esclavitud. Esclaviza a las personas. Los bancos quieren que sus clientes sean consumistas y materialistas.

En cambio, usando siempre dinero en efectivo, tú compras cuando te dé la gana. Como si dejas de comprar ropa y alimentos. Sabes que siempre podrás ir a un cajero automático para sacar más dinero, en el caso de que necesites más.

Hay que tener mucho cuidado con las compras por Internet. No me refiero a compras entre particulares. Hay páginas web de supuestas "empresas", ubicadas en Costa de Marfil o en la India, que se dedican únicamente a estafar a sus víctimas (normalmente, mujeres españolas incautas). Dichas mujeres españolas incautas han tenido que avisar urgentemente a sus bancos para cancelar sus tarjetas de crédito.

Otras mujeres españolas incautas todavía no se han dado cuenta de la estafa y aún están esperando a que les llegue el producto a sus domicilios. Han pagado, pero no saben que jamás recibirán el producto.

Muchas mujeres españolas incautas, que suelen ser mayores de 50 años de edad, acostumbran a comprar vestidos y muñecas "reborn" en páginas web extranjeras. Pudiendo comprar perfectamente estas cosas a particulares residentes en España, mediante páginas como Vibbo o Wallapop.

En cuanto al dinero en efectivo, en los supermercados no suelen aceptar billetes de 200 y 500 euros. Sí me han aceptado billetes de 50 y 100 euros. A veces, lo he pagado todo con monedas de 1 céntimo de euro. Muchas cajeras de supermercado no están acostumbradas a contar monedas de 1 céntimo de euro y se ponen muy nerviosas. Esto es debido a que muchos clientes pagan mediante tarjeta de crédito. Pienso que muchas cajeras de supermercado deberían volver a 1.º de Guardería para aprender a contar (1, 2, 3, 4, 5...), ya que no saben.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.