Buscar

¿Por qué hay escuelas que prohíben los libros de Harry Potter?

9/09/2019 - 12:51
  • La Iglesia achaca a los libros que sus conjuros son reales y peligrosos
  • Los conjuros de Harry Potter incitan a la invocación de entidades malignas
Imagen: Pixabay

Harry Potter es una de las sagas más exitosas en el mundo de la literatura, pero también en el cine. La franquicia creada por J.K Rowling ofreció hace ya más de dos décadas un universo cargado de magia y criaturas fantásticas que ha cautivado a toda una generación. No obstante y a pesar de que se trata de una obra de carácter juvenil, no todos los países casan con la premisa de la saga.

La Iglesia Católica se ha levantado en determinadas zonas en pie de guerra por la llegada a las bibliotecas de los diversos libros que componen Harry Potter. ¿El motivo? El peligro que puedan presentar los conjuros y su ejecución que aparecen en las aventuras del joven mago y compañía.

Puede parecer un chiste, pero determinadas escuelas se lo están tomando muy en serio. Sin ir más lejos, uno de los pastores de la Escuela Católica St. Edward en Nashville ha pedido la retirada inmediata de los libros de J.K Rowling, afirmado que los conjuros mencionados en los libros son reales, por lo que cualquier persona que los lea corre el riesgo de invocar espíritus malignos.

La crítica de la Iglesia hacia Harry Potter no es nueva. Poco importó a muchas de las diócesis el que el Vaticano se pronunciara a favor de las novelas allá por 2003. Desde entonces han sido cada vez más los cristianos de índole conservadora los que han realizado una persecución constante contra la saga Harry Potter. Si bien la obra ha sido descrita por J.K Rowling como una batalla del bien contra el mal, a ojos de estos cristianos los supuestos temas satánicos son el hilo conductor de la historia.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.