Buscar

¿Qué propósito tiene el ombligo después de nacer?

8/10/2019 - 11:22
  • La forma del ombligo viene dada dependiendo del tipo de corte del cordón umbilical
  • En muchas culturas el ombligo está considerada una zona tabú
Imagen: iStock

Durante meses estamos unidos a nuestra madre en la etapa de gestación. El cordón umbilical se convierte en el conducto para recibir nutrientes y oxígeno. Una vez nacemos, el cordón umbilical es retirado y la unión con nuestra madre queda 'cortada'. En su lugar nos queda la cicatriz, el ombligo, pero ¿cuál es realmente su función cuando queda bautizado como tal?

Lo cierto es que a pesar de que puedas pensar en que tiene alguna que otra utilidad, el ombligo no sirve para absolutamente nada. Cuando nace, el bebé no depende del cordón umbilical para alimentarse o recibir el oxígeno. El ombligo queda pues como marca de esa unión. La forma del ombligo depende en gran medida del corte realizado, aunque se estima que el 90% de las personas lo tienen hacia adentro.

Aunque esté méramente en nuestro cuerpo y no termine de encontrar su función, nada ha impedido que el ombligo se convierta en tema de conversación en diferentes culturas o pueda ser utilizado de un modo u otro. Por ejemplo, en diversas culturas el ombligo era considerado tabú, por lo que siempre debía estar oculto.

Dentro de la moda femenina y con el paso de los años las prendas se han ido amoldando para hacer del ombligo una zona más para lucir. Sea como fuere y alejándonos de lo púramente estético, la cicatriz también ha servido para hacer referencia al 'centro' del ser humano, metafóricamente hablando, por supuesto. Frases como el 'sólo mira su propio ombligo' o 'el ombligo del mundo' son algunos ejemplos.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.