Buscar

Parece que después de todo, nuestro apéndice sí servía para algo

22/10/2019 - 11:34
  • No es cierto que el apéndice no tenga ninguna utilidad
  • Varias investigaciones han demostrado que tiene diversas funciones
  • En una apendicitis el tratamiento más habitual es su extirpación
Proceso de apendicitis. Imagen: iStock

Todo la vida hemos escuchado que el apéndice de nuestro cuerpo no sirve para nada, no tiene una utilidad más que al de infectarse y, con suerte, provocar sólo una operación para extirparlo. Antes la apendicitis era una enfermedad que podría ser mortal y, aun hoy en día, es ciertamente peligrosa. Por ello los doctores no dudaban en extirpar esta parte de nuestros intestinos en caso de infección. Pero, como sucede con muchos dichos o expresiones que han arraigado en nuestra cultura popular, se trata de una premisa falsa. Por supuesto que el apéndice tiene algunas funciones en el cuerpo humano, de lo contrario la evolución lo hubiera eliminado.

Sin embargo un estudio ha descubierto que el apéndice ha evolucionado 29 veces, lo que significa que tiene su función en los mamíferos, los cuales la mayoría tienen este tejido del intestino grueso. Puede verse como una protuberancia del intestino que no cumple ninguna función, pero después de analizar animales y personas, un estudio concluye que el apéndice está muy relacionado con el sistema inmunológico del cuerpo.

El apéndice está creado con gran cantidad de tejido linfático que incluyen gran cantidad de células inmunes que nuestro cuerpo usa para defenderse de invasores externos. También en el apéndice se encuentra una buena reserva de bacterias intestinales, las cuales recubren el intestino y lo protegen, por ejemplo, durante una diarrea. Por tanto el apéndice podría no sólo ayudar en las infecciones que se producen en zonas cercanas de nuestro cuerpo, también liberaría bacterias intestinales en momentos necesarios.

Es más, algunos estudios han concluido que ante cierto tipo de infecciones, como la clostridium difficile -que puede producir colitis-, los pacientes sin apéndice -al que ya se lo habían extirpado- tenían más posibilidades de desarrollar una infección grave. Por supuesto, hasta el momento la ciencia nos dice médicamente que ante un cuadro de apendicitis lo más acertado es extirpar quirúrgicamente el apéndice para evitar males mayores, ya que puede llegar a ser mortal. Por suerte, en la actualidad, la tasa de fallecimientos es de 1 entre 100.000 pacientes, muchas veces afectados por otras dolencias.

Se estima que aproximadamente el 7 % de la población será operada de apendicitis aguda. Generalmente los síntomas de la apendicitis comienzan con un dolor pronunciado en la zona del ombligo que poco a poco se desplaza al lado derecho del abdomen, además de aumentar de intensidad.

Comentarios 1

#1
22-10-2019 / 22:19
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 1

Sí, pero el apéndice de un libro no sirve para nada. Jajajajaja.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.