Buscar

Asesino de Halloween: ¿Conoces la verdadera historia que inspiró al personaje?

23/10/2019 - 11:59
  • Carpenter describe la mirada de aquel niño como una experiencia terrorífica
  • El asesinato llevado a cabo por un joven de 11 años en 1923 también sirvió de inspiración
Imagen: Universal

John Carpenter es el autor de uno de los villanos más emblemáticos del cine de terror, Michael Myers. Hablamos de uno de los personajes que, dentro del género slasher, provocó todo tipo de pesadillas a finales de los 70 y principios de los 80. Su característica máscara, fría sin expresividad alguna, han hecho de Myers todo un icono. Pocos conocen que su diseño proviene nada más y nada menos que de un niño.

Y es que cuando pensamos en el género del terror, especialmente el slasher, es imposible no recordar cintas como Viernes 13, Pesadilla en Elm Street y por supuesto Halloween. Bastó un mono azul, un cuchillo de cocina y una máscara para desatar los peores sueños entre los jóvenes y no tan jóvenes de la época. John Carpenter, un veterano en este tipo de películas, creó al impasible Myers fruto de una visita a una institución mental.

Durante los años de universitario, Carpenter y que por aquel entonces estudiaba Psicología, realizó varias visitas a instituciones de este tipo. Una en concreto captó poderosamente la atención del director. Un niño y una poderosa mirada que no olvidaría jamás. La saga Halloween cuenta con varios documentales a sus espaldas. En todos ellos podemos comprobar lo que ha supuesto la franquicia para el género. En relación a uno de los documentales, el propio Carpenter explicó el origen del personaje de Myers.

Cara pálida. Ojos negros como un demonio. Un rostro sin emoción alguna. ¿Te suenan estas características? No, no son las de Michael Myers. Carpenter estaba describiendo, mucho antes de encontrarse detrás de una cámara, a aquel niño. John trató de acercarse en innumerables ocasiones y durante años a aquel joven de apenas 12 o 13 años. A pesar de sus intentos, el director argumenta que aquella mirada tenía algo diabólico, francamente incómoda y como una de las experiencias más terroríficas de su vida.

Además de tomar como referencia los ojos del niño, Carpenter también utilizó parte de los datos de uno los homicidios más terroríficos acontecidos en Estados Unidos. Durante Halloween de 1923, curioso por otra parte, un joven de nombre Stanley Stiers, asesinó a toda su familia. Un cambio de nombre por aquí, una mirada siniestra por allá y seleccionando Halloween como telón de fondo, Carpenter creó a su obra más icónica.

Comentarios 0