Buscar

¿Existe un tiempo mínimo para abandonar un mal hábito?

8/11/2019 - 13:45
  • Para deshacernos de un hábito deberemos de crear uno nuevo
  • El tiempo medio para lograr eliminar un hábito es de 66 días
Imagen: iStock

Con el comienzo del año, e incluso sin éste, tendemos a pensar en desechar de una vez por todas esos malos hábitos que llevamos en nuestro día a día. Para algunos será el dejar de fumar. Para otros el alargar la hora de irnos a la cama o 'atracar' la zona de dulces en el supermercado. Independientemente de cuál sea el tuyo, todos coincidimos en un punto: nos queremos deshacer de ese mal hábito cuanto antes, pero ¿cuánto tardarías?

Investigadores de la Universidad de Londres se plantearon la misma pregunta en un estudio que quedó reflejado allá por 2009. Para ello tomaron como referencia a un total de 96 personas durante un tiempo de 12 semanas. En el transcurso de la investigación encontraron curiosas similitudes, pues la media para convertir una acción o actividad en hábito y por supuesto mantenerla fue de 66 días.

Romper un mal hábito es establecer uno nuevo

Las cifras más pequeñas iban desde los 18 días, pasando por la friolera de hasta 254 días en el caso de las más altas. Dicho lo cual, deshacerte de ese mal hábito podría llevarte un total de dos meses. Es por ello que no debes de desesperarte si los primeros días de gimnasio se convierten en una pesadilla en cuanto a cansancio o no terminas de ver los cambios. Mismo caso para los que tratan de convertirse en exfumadores, cuidar su dieta o aprovechar al máximo el tiempo libre.

Hay que pensar que romper un mal hábito es, en realidad, establecer uno nuevo. Hay muchos factores que pueden ayudarte a llevarlo con buen ritmo. Desde la motivación que tengas para cambiar, pasando por tu propia personalidad o esa 'receta' idónea para que el proceso sea llevadero y no un camino arduo.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.