Buscar

TDAH: ¿Cómo ayudar a los niños con déficit de atención a aumentar su rendimiento en clase?

12/11/2019 - 11:14
  • Crear un ambiente de estudio alejado de distracciones es importante
  • Uno de los primeros pasos es crear hábitos de tiempo reducido
Imagen: iStock

Conocido como el trastorno por déficit de atención con hiperactividad, se trata de uno de los problemas que más suelen atesorar los pequeños de la casa, especialmente a partir de los 7 años. Aunque podemos encontrarlo más entre los niños que las niñas, hay diversos métodos a seguir para que tanto la educación de nuestro hijo como su vida social no se vean afectadas en absoluto.

En caso de que tengas dudas, encontrar los síntomas no es complicado. Hablamos de una constante excitación a lo largo del día, lo que se traduce estar de manera inquieta tanto en clase como en casa. Además de la hiperactividad, el TDAH se presenta con graves problemas para mantener la atención o ser incapaz de terminar una tarea. Aunque los científicos no se ponen de acuerdo sobre cuál podrían ser las causas u origen de este trastorno, la mayoría coincide en que podría tratarse de una enfermedad genética.

Para atacarlo de la manera óptima existen diversos métodos. El primero y más importante es recurrir al centro docente de nuestro pequeño. No hablamos sólo de padres y profesores, sino también, sino también de los psicopedagogos del centro educativo del niño. A partir de aquí todos podrán comenzar a trabajar juntos, el pequeño incluido, en el problema.

Una de las principales bases para tratar el TDAH pasa por acondicionar el hogar de acuerdo a la tarea que queremos realizar con nuestro hijo. Por ejemplo, si vas a ponerte con él o ella a estudiar o hacer los deberes, la habitación tendría que estar libre de cualquier tipo de distracciones. Otro de los elementos clave, tal vez el más importante, pasa por crear desde el principio pequeñas rutinas.

Para ello conocer sus momentos de mayor atención durante la tarde o el día será algo a tener en cuenta. Con el fin de crear esos hábitos y rutinas deberemos de comenzar por momentos de tiempo reducido e ir ampliándolos poco a poco. No hay que desechar tampoco el convertir estos periodos de estudio o en los que el pequeño hace los deberes en algo aburrido. Crea con él un horario cargado de colores. Incítalo a subrayar o señalar con diferentes colores aquello que sea importante. De esta forma estarás creando, una vez más, un hábito a la par que una metodología que en el futuro le resultará de gran ayuda.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.