Buscar

¿Una polilla o dos moscas? Uno de los camuflajes más curiosos de la naturaleza

12:24 - 17/11/2019
  • El primer hallazgo de la polilla data de 1888, siendo originaria del sudeste asiático
  • Sus alas permiten a la polilla pasar desapercibida ante los ojos de sus depredadores
Imagen: iStock

Los camaleones no son los reyes del camuflaje. Aunque se trate de una de las especies más populares en este campo, existen otras muchas que cuenta con unas capacidades fuera de lo común para aprovechar al máximo sus dotes en plena naturaleza. Este es el caso de la polilla Macrocilix Maia y cuyas alas cuentan con la que podría ser una de esas rarezas y caprichos de la naturaleza.

La polilla fue documentada por primera vez en 1888 en el sudeste asiático. Su tamaño está en torno a los cuatro centímetros y medio de envergadura. Más allá de los datos técnicos lo realmente destacable de la polilla son sus alas. Y es que con apenas un vistazo podrás darte cuenta de que ofrece lo que bien podría ser una ilustración en sus alas.

A medio camino entre moscas o avispas, ambas parecen que 'comen' de la mancha marrón que nace su cuerpo, similar a la de un excremento de ave. Alex Wild, entomólogo y rama de la ciencia dedicada al estudio de los insectos, asegura que este camuflaje facilitaría a la polilla el pasar inadvertida ante sus depredadores. Como destaca en su blog, Alex explica que la ilustración de sus alas ha sido fruto de la evolución hasta que, por capricho de la naturaleza, ha tomado la forma de dos moscas y el excremento de pájaro.

En EcoDiario no es la primera vez que os hemos hablado de las grandes habilidades de ciertos animales para pasar desapercibidos ante los ojos de sus depredadores o incluso los humanos. Tigres, pumas o panteras han captado la atención de miles de personas en redes sociales con imágenes tan espectaculares en las que lejos de contar con camuflajes parecidos a la polilla anteriormente mencionada, emplean su color para esconderse con el entorno.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.