Buscar

Manual para amantes del vino: ¿cuándo enfriarlo y cuándo servirlo a temperatura ambiente?

19/11/2019 - 9:29
  • Cada tipo de vino tiene una temperatura óptima a la que servirse
  • Una de las mejores maneras de disfrutar del vino es beberlo a medida que se calienta
Imagen: iStock

Los vinos es una de esas bebidas que solemos emplear como recurso o acompañamiento para las comidas y cenas especiales. Ya sea con amigos, familiares o nuestra pareja, el vino se convierte en un protagonista más, algo especial y que deberemos de cuidar de la misma manera que el menú escogido para la ocasión. Si decides incorporarlo a tu mesa, ten presente los siguientes consejos para añadirlo de la mejor manera posible.

Una de las grandes preguntas que solemos hacernos a la hora de servir un vino está relacionada con la temperatura. ¿Debe estar el vino a temperatura ambiente o por el contrario dejarlo enfriar? En realidad la respuesta depende del tipo de vino, pues a todos les sienta tan bien un estado u otro. Por ejemplo, en el caso de los vinos suaves es recomendable hacerlo a una temperatura de entre 9 y 12 grados. Si hablamos del vino tinto y en especial con un sabor más potente, la temperatura óptima sería de entre 15 y 21 grados.

El mejor vino es el que se bebe a medida que se calienta

Eso sí, hay un aspecto en el que tanto unos como otros coinciden: es mejor optar por el frío que un exceso de calor. Nos explicamos. Tal y como recomiendan numerosos expertos en la materia, una de las claves para disfrutar de un buen vino en la mesa reside en beberlo a medida que se calienta. Para lograrlo sólo deberemos de introducir la botella unos minutos antes de la cena o comida.

Empleando este sencillo 'truco' estaremos logrando el sabor óptimo en el caso del vino tinto, pero también para aquellos de sabor más suave. Otro aspecto que no está de más tener en cuenta es el referente a las burbujas. Hay quienes disfrutan de un vino espumoso y lograrlo es muy sencillo. De hecho, conforme más tiempo pase en la nevera aunque tampoco sin grandes excesos, obtendremos esas pequeñas burbujas pero sin la pérdida de sabor y aroma.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.