ViralPlus

Los alimentos que nunca verás comer a un cardiólogo

  • Aunque la pizza figura en la lista, siempre es mejor optar por la hecha en casa
  • Las patatas fritas o fideos noodles contienen altísimas cantidad de sal
Imagen: iStock

Comer puede llegar a ser uno de los mayores placeres de la vida, en eso estamos de acuerdo, pero en nuestra mano está en cuidar qué tipos de alimentos benefician más a nuestro cuerpo. En la larga lista que podemos encontrar sobre aquellos platos que no benefician a nuestro organismo, hoy toca hacer lo propio con aquellos que jamás recomendarían los cardiólogos.

Fideos instantáneos. Sabemos a la perfección que los fideos instantáneos o también conocidos como noodles son una de las comidas predilectas cuando no tienes tiempo de cocinar como es debido. A pesar de que nos podamos sentir atraídos por su toque 'oriental', estos platos distan mucho de los que podamos encontrar en un restaurante chino o japonés. Cuentan con una gran cantidad de sal y sodio, aumentando por ende la presión arterial.

Carnes procesadas. Siempre se recomienda comer carne recientemente cortada. Más allá de su categoría, ya sea cerdo o ternera, jamás deberíamos replantearnos optar por la carne procesada. Este tipo de productos han recibido tratamientos químicos, además de altas dosis de sal. A todo ello hay que añadir que han pasado por procesos como la fermentación, estar más ahumadas de la cuenta, entre otros. Las salchichas son un ejemplo claro de la carne que nunca recomendaría un cardiólogo, entre los motivos mencionados anteriormente, también debido a sus altas dosis de grasas saturadas.

Patatas fritas. Todo un clásico de las comidas con amigos o cuando salimos de tapas. Es más que obvio que es irresistible comer patatas fritas, pero hablamos de uno de los alimentos con más altas dosis de sodio, grasas trans y por supuesto carbohidratos.

Pan blanco. ¿A quién no le gusta comer pan en la comida? Encaja en casi cualquier plato, especialmente cuando éste viene acompañado de alguna salsa. La realidad es que el pan blanco, al igual que otros alimentos como la pasta, se convierte en azúcar una vez entra en nuestro cuerpo. Optar por el pan integral es una gran manera de seguir disfrutando de este producto sin riesgos.

Bebidas energéticas. Todo un clásico entre los más jóvenes pero que incluso en sus versiones light o sin azúcar puede ser terriblemente dañino. La presencia de guaraná o la taurina aumenta el ritmo cardíaco y puede traducirse en arritmias.

Pizza. Tranquilos, en esta ocasión nos referimos a todas aquellas pizzas que no sean caseras. Entran por ende en el saco las pizzas procesadas de los supermercados o las pertenecientes a las cadenas de tiendas de sobra conocidas. El exceso de sal y carbohidratos son los principales elementos presentes en este tipo de alimentos.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin