ViralPlus

Descubrimiento y revelación de secretos: ¿es ilegal curiosear en el teléfono de tu pareja?

  • El artículo 197 del Código Penal hace mención a este tipo de delitos
  • Encontrar un mensaje de manera fortuita no está considerado delito
Imagen: iStock

Mirar los mensajes de WhatsApp o mensajes privados en redes sociales de personas ajenas puede ser una tentación demasiado grande para algunas personas. El nivel aumenta si extrapolamos esta situación a nuestro círculo más íntimo, especialmente las parejas. ¿Serías capaz de espiar las conversaciones de tu chica o chico? En caso de haber respondido de manera afirmativa, estarías cometiendo un delito.

Efectivamente, echar un vistazo a los mensajes de tu pareja es sinónimo de delito, al menos en España. Así lo dicta el artículo 197 del Código Penal. Aunque el artículo data de 1995, cuenta con actualizaciones adaptadas a los tiempos que corren. La ley reza que 'el que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses'.

Eso sí, existen dos matices a tener en cuenta a la hora de 'registrar' el teléfono móvil de nuestra pareja. Por una parte y para que la denuncia o condena se lleven a cabo debería darse la situación en la que el sujeto en cuestión acceda a nuestro smartphone sin permiso. Es decir, logre desbloquear el terminal y acto seguido leer las conversaciones. Parece improbable, pero el 26 de junio del pasado 2019 una mujer fue condenada a un año y dos meses de prisión por una situación similar. Logró no sólo acceder al móvil, sino también las conversaciones, realizar una captura de las mismas y enviar éstas por mail.

Por otra parte y en caso contrario, si nuestra pareja nos presta el teléfono móvil y en ese momento somos testigos de cierto mensaje desagradable o conversación, el delito como tal no tendría efecto. Sea como fuere y aunque parezca un acto más común de la cuenta en los tiempos actuales donde los móviles están totalmente presentes en nuestro día a día, en la justicia española son pocos los casos de este tipo que terminan en los juicios.

Los motivos son dispares. Desde el desconocimiento de denuncia o existencia del artículo 197, pasando por la movilización que requieren los juicios en los que a testigos de ambos bandos respecta. Por otra parte, y no menos importante, en el momento en el que la persona denunciante perdona a la acusada, la acción penal queda totalmente anulada.

comentariosforum1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Enanos
A Favor
En Contra

Ilegal, no se, pero de enanos mentales seguro.

Puntuación 4
#1