Buscar

Si el olor a gasolina te resulta agradable, no te preocupes, hay una explicación lógica

14/01/2020 - 11:51
  • ¿Te gusta el olor a gasolina o el olor del pegamento?
  • Se trata de una reacción inconsciente de nuestro cuerpo
  • Inhalar voluntariamente estos productos puede ser peligroso
Más noticias sobre:
Coche en una gasolinera. Imagen: iStock

Es habitual que a las personas nos gusten los olores agradables y suaves de nuestro entorno, como un campo primaveral lleno de flores silvestres o el olor de la brisa marina. Sin embargo, en ocasiones nos resultan agradables olores que sabemos que son, incluso, perjudiciales por sus vapores. Estamos hablando de la gasolina, del pegamento, de la rueda quemada... Si eres de los que te gustan estos olores y no comprendes el motivo, te explicamos por qué te gustan.

Obviamente no a todo el mundo le gusta el olor a gasolina, por ejemplo, y hay personas que repudian este aroma tan fuerte. Pero muchas personas en general sí les resulta agradable, al menos cuando tienen la oportunidad de olerla en una gasolinera o en una pista de karts. No es extraño que este derivado del petróleo pueda tener un olor que nos guste, ya que está compuesta por hidrocarburos y otros elementos químicos, y es ahí de donde procede este olor.

Los hidrocarburos son la causa del fuerte olor

Los hidrocarburos a menudo incluyen compuestos que tienen un olor intenso y peculiar, al igual que productos de la limpieza, pinturas de varios tipos o pegamentos. Inhalar gasolina puede alterar temporal la función del sistema nervioso, lo mismo que sucede con el alcohol. Nos podría provocar un leve estado de euforia, así que inconscientemente el cuerpo no rechaza el olor y, en muchos casos, incluso le parece agradable.

Obviamente los vapores de la gasolina no son buenos para nuestro cuerpo, pero a nadie le pasará nada por olerlos momentáneamente en una gasolinera. Estos gases no entrañan riesgos a no ser que se inhalen de forma intencionada durante largos periodos de tiempo, en cuyo caso sí podrían resultar extremadamente peligrosos. Y es que entre los hidrocarburos de la gasolina se encuentra el benceno, siendo un elemento potencialmente cancerígeno.

Comentarios 1

#1
15-01-2020 / 02:25
RODOLFO ZALAYA ZUBIZARRETA
Puntuación 2

A mí siempre me ha gustado el olor a pintura industrial y a taller mecánico para coches clásicos (tipo "SEAT 1500 fúnebre").

Odio los talleres mecánicos modernos y limpios. Me gusta pasar por delante de talleres mecánicos antiguos y sucios. Cuanto más mugrientos, mucho mejor. De esos talleres que todavía tienen el muñeco de Michelín en un letrero oxidado de la década de 1960. Y, en la pared, un calendario de 1969 (por lo del "69") con fotografías de mujeres desnudas.

También me gustan los polígonos industriales. Fábricas con bidones de color azul oscuro que contienen sustancias químicas sospechosas. Me gustan los letreros de "Alta tensión. Peligro de muerte" y "100 % tóxico e inflamable".

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.