Buscar

No te quedes con cara de tonto: Respuestas a las preguntas infantiles más comunes

29/01/2020 - 14:27
  • A partir de los 3 años el cerebro de los niños comienza a madurar
  • Hay que responder a los niños de manera concisa y clara
Más noticias sobre:

Si hay algo que realmente destaca de los niños pequeños, es su gran curiosidad y la imaginación que tienen a temprana edad. Para ellos, todo lo que les rodea es nuevo y por eso ya desde muy pequeños, hacen todo lo imposible para poder descubrir todo lo que les llame la atención. Lo hacen a través del tacto cuando son bebés, incluso metiendo las cosas por la boca, o preguntando cuando ya son capaces de hacerlo.

A aproximadamente los 3 años de edad, la curiosidad de los niños pequeños aumenta a tal nivel que necesitan explicaciones para todo. A esas edades, los niños no paran de hacer preguntas de todo tipo y no paran de hacerlo hasta que un adulto les aporte una respuesta lógica que justifique sus dudas.

Algunas de las preguntas que hacen son normales y se pueden resolver en cuestión de segundos, otras son más sensibles y tenemos que tener más tacto al resolverlas, mientras que otras son de los más complicadas e incluso no sabemos cómo responderlas, como lo son estas:

1. ¿Por qué el agua está mojada?

2. ¿Qué hay al final del arcoíris?

3. ¿Por qué sale la Luna a veces durante el día?

4. ¿Por qué es el cielo azul?

5. ¿Por qué hay distintas horas en el mundo?

6. ¿Cómo permanecen los aviones en el aire?

7. ¿Dónde se van los pájaros y las abejas en invierno?

8. ¿Descubriremos alguna vez vida extraterrestre?

9. ¿Por qué debo comer verduras?

10. ¿Cuánta sal hay en el mar?

Responder a las preguntas de los niños

Algunas de estas preguntas son las más comunes entre los niños pequeños y seguramente los que tienen niños en su familia se tendrán que preparar para responderles de manera correcta.

Aunque en algunos casos no sea sencillo, responder a las preguntas que realizan los niños pequeños es síntoma de que su cerebro se está desarrollando correctamente y por esa razón hay que armarse de paciencia y procurar contestarles de manera que lo puedan entender.

Algunos consejos para responder a los niños cuando realizan una pregunta de este tipo son utilizar un lenguaje claro y concreto para que no nazcan otras dudas, evitar el responder rápido para zanjar rápido el problema o responder con otra pregunta para estimular su capacidades y que encuentren ellos mismo la solución.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.