Buscar

San Valentín: ¿Cuál es el origen del día de los enamorados?

11/02/2020 - 12:04
  • El día de San Valentín se originó en la Antigua Roma
  • La iglesia cambió la fiesta de Lupercalia por el día de San Valentín
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

Durante todo el año existen algunos dias especificos para celebrar algunos aspectos de nuestro día a día o para dar las gracias a nuestros seres queridos. Entre los días más destacados están el Día de la Madre y del Padre, el Día de la Paz e incluso el día de los enamorados, también conocido como San Valentín.

El día de San Valentín es uno de los días más populares del año. Durante este día parejas de diferentes partes del mundo demuestran su amor con regalos o detalles que reflejan todo lo que sienten el uno por el otro. Se tenga o no pareja, todo el mundo conoce las cosas que se suelen regalar en San Valentín o cuándo se celebra esta fiesta. Sin embargo, hay un detalle que casi todos desconocen y que es de lo más peculiar, como lo es su origen.

El origen del día de los enamorados

Como ocurre en muchas otras fiestas, esta celebración se inició en la antigua Roma. En aquella época se celebraba la fiesta de Lupercalia, una fiesta que honraba a los pastores y a sus rebaños. No obstante, la Iglesia cambió este día por el día de San Valentín.

Con este día ya establecido, en el siglo XVIII se puso de moda enviar postales para demostrar el cariño por la persona amada. Esta tendencia se extendió por toda Europa y ya en el siglo XIX la celebración se adaptó en todo el mundo.

El motivo de llamarlo San Valentín

Otra duda que ronda alrededor del día, es la razón por la cual se vincula San Valentín con el día de los enamorados. Esta incógnita no tiene una respuesta precisa, pero existen hasta tres santos mártires que son los candidatos con más posibilidades de responder a esta cuestión.

La teoría más aceptada es la historia de un sacerdote llamado Valentín. Este hombre, casaba de forma clandestina a las parejas ante la prohibición del emperador Claudio II que no permitía celebrar bodas ni compromisos. Tras celebrar cientos de bodas, este sacerdote fue descubierto y encerrado en una prisión hasta el día de su muerte.

Comentarios 0

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.