Buscar

Este tren engaña a tu ojo: Realmente siempre viaja a la misma velocidad

12:30 - 15/02/2020
  • La percepción varía según el ángulo en el que nos encontremos
  • Muchas escenas del cine se elaboran con trucos visuales
Más noticias sobre:
Imagen: iStock

En Internet existen una gran cantidad de ilustraciones y vídeos que juegan con nuestra visión. Conocidas popularmente como ilusiones ópticas, juegan con nuestra percepción y no nos permiten ver realmente lo que tenemos delante de nuestros ojos.

En nuestro día a día hay muchos objetos que pueden cambiar según el ángulo desde el que se mire. Un claro ejemplo de esto es, particularmente, las imágenes en las que muchos "sujetan" la famosa torre de Pisa. Sin embargo, existen otros trucos que no conocemos tanto y que incluso en el cine se utilizan para conseguir ver algo que realmente no sucede.

Un profesor de psicología de la Universidad Ritsumeikan de Japón, publicó un vídeo en Twitter que explica cómo puede variar nuestra manera de percibir las cosas según el ángulo en el que nos encontramos. Este hombre, llamado Akiyoshi Kitaoka, muestra con su publicación cómo se pueden crear en el cine diferentes escenas de velocidad que son realmente una ilusión.

Aunque no lo parezca, la velocidad del tren es siempre la misma, pero el hecho de acercar o alejar la lente hace que cambie totalmente nuestra perspectiva. Cuando hay más distancia entre el foco que graba y el paisaje, más se desfigura la realidad y a medida que nos acercamos la perspectiva se ve cada vez más clara.

Comentarios 1

#1
16-02-2020 / 02:12
Repartidor caranchoa, bofeteador profesional
Puntuación 3

Hablando de trenes, recomiendo que vean la película "El pasajero" (2018). Es buenísima.

Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:

Usuario
Facebook
Google+
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarias y las mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.